Vistas a la página totales

miércoles, 22 de julio de 2015

Honrar la palabra

La Paz Baja California Sur a 21 de Julio de 2015
Honrar la palabra
Por: Salvador Castro Iglesias
Correo electrónico: salcasis@yahoo.com.mx

Hoy por la mañana recordé que cuando era niño, veía como mi padre y mi abuelo materno, hacían negocios, en aquellos años no era común que los tratos se hicieran por escrito, no había contratos complejos llenos de letras pequeñas, y mucho menos notariados; solo estaba de por medio la palabra para hacerlos válidos.

Hoy en día sin embargo, veo a personas que hacen tratos de cualquier índole y al paso de los días, meses o años, deciden no cumplirlos, muchas veces sin importar si están por escrito o solo fueron de palabra. Pareciera que la amnesia se apodera de ellos y simplemente se esfuman y es casi imposible de localizarlos, hasta que pasa el tiempo y uno mejor prefiere perder lo pactado.

No sé ustedes, pero para mí un trato debe cumplirse esté por escrito o no, no importa a veces el tiempo transcurrido, todos sabemos que en ocasiones y debido a mil contratiempos no se puede cumplir en tiempo y forma, pero sí creo que si ese fuera el caso, al menos debería llegarse a un acuerdo entre ambas partes para buscar remediar o solventar tales situaciones, esconderse o dejar de recibir llamadas o mensajes no es la solución.

Esto viene al caso debido a que cada día y con mayor frecuencia veo y escucho que si “El gobierno me debe una lana, pero con el cambio de administración ya no me pagarán”, “que si fulano y yo hicimos un trato de palabra, cumplí en tiempo y forma y hoy no lo he vuelto a ver”, “que si me dijeron que no encuentran la forma de pagarme porque ya no hay presupuesto” etc.

Increíble, pero así se van dando las cosas en estos tiempos, pocas personas honran su palabra, cuando en tiempos no muy lejanos era considerada una obligación de honor hacer frente y cumplir con ella, quien no lo hiciera perdía toda credibilidad y existieron casos de llegar a la manos o a las armas por no cumplirlas.

Hoy no hay forma de hacer cumplir ese tipo de tratos, como no está escrito pues te amuelas, ¿Qué cosas no?, lo que me lleva a pensar que para mí, ahí es en donde comienza la corrupción, te pongo a trabajar, me entregas y me olvido de que te debo, caray.

Pero en ocasiones es penoso ver que cuando uno reclama lo pactado de palabra, hasta se ofenden, te ven con cara de ¿Cómo te atreves?, te salen con mil excusas (cuando te llegas a encontrar por error con ellos), y buscan mil pretextos (incluyendo el sentirse ofendidos o molestos), como si tu fueras una lacra por solo pretender que se haga efectivo un trato de solo por el hecho de ser de palabra debiera honrarse.

Muchas cosas andan mal en este país, se van perdiendo los valores, se saquea indiscriminadamente nuestros recursos, se desconocen los tratos, muchos funcionarios se sirven a discreción y en su propio beneficio del trabajo de los demás y no cumplen. Penoso en verdad, pero es una realidad insoslayable que deberíamos de buscar erradicar para vivir en santa paz.

… Nos leemos mas adelante