Vistas a la página totales

miércoles, 13 de abril de 2011

Día del niñ@


Graciela Iglesias Limiñana 
correo: gillapaz@yahoo.com.mx

Estamos finalizando el mes de Abril mes en el que festejamos a l@s niñ@s  Pero yo me pregunto: ¿realmente tenemos conciencia de lo maravillos@s que son estas personitas?
Está muy bien que se les haga una fiesta especial el día 30 de abril. Pero se nos ha olvidado que ell@s necesitan ser muy felices los 365 días de cada año de sus vidas. Y que no se les falte al respeto y  a sus derechos. Pensemos también en todas las criaturas que este 30 de abril no tienen comida o un techo en el cual cobijarse y tampoco una madre o un padre que les de amor y protección. Y  no estoy hablando de Haití ni de todos los países en los cuales la naturaleza ha cobrado su cuota de las agresiones que les hemos hecho a los recursos que teníamos para convivir felices. 
 Esto no quiere decir que no me angustie y me duela el alma o que no haga oración diariamente para que Dios los cubra con su manto de Amor pero no debemos descuidar la atención de lo que hoy está ocurriendo en nuestro país, es más ni siquiera tenemos que ir tan lejos, veamos lo que está ocurriendo en nuestra ciudad, con nuestros niñ@s.
Este día amanecí especialmente molesta, al ver que nuevamente comienzan los movimientos de cara a las elecciones y que la mayoría de nosotros (por supuesto que me incluyo) estamos juzgando, opinando y dando nuestro veredicto quien merece gobernar nuestro estado. Y finalmente, hace muchos sexenios, acabamos con una  gran desilusión: ¡¡nos equivocamos nuevamente!!
Si todo el tiempo que perdemos en estas “conversaciones de café”, (nunca salen fuera) las dedicáramos a atender a nuestros pequeñ@s, seguramente el mundo tendría una nueva luz: la de la esperanza. Los niñ@s cuando no se les coartan sus derechos al respeto  y su libertad de expresar amor, son capaces de llenar nuestras vidas de esperanzas sabias y justas. Recordemos a ese hombre, que marco un parteaguas para toda la humanidad, creyentes o no.
DEJAD QUE LOS NIÑOS SE ACERQUEN A MI.
Pero los adultos tenemos nuestras propias leyes y hemos decidido que los medios de comunicación son muy buenos maestros para nuestros hijos y sobre todo los mantiene ocupados mientras “trabajamos” (o bebemos, o nos vamos a “relajar del arduo trabajo con las amistades”) Yo se que fastidio mucho con este tema, de las computadoras, televisión, etc... Pero estoy convencida sobre todo cuando veo que hay jóvenes, casi niños, capaz de hacer actos de violencia y hasta de matar a sus semejantes, que esa escuela la aprenden en nuestros “hogares”
 Vamos a ver una de las definiciones de hogar: El término hogar es utilizado muy corrientemente por las personas para denominar el lugar donde viven y que está estrechamente relacionado con una sensación de seguridad, confort, pertenencia y calma, ¿ se puede decir que nuestros hogares siguen este modelo? ¿No piensan ustedes que este día podríamos ponernos de acuerdo para empezar a cambiar las cosas y aunque nos cueste trabajo, renunciar a los malos hábitos de juzgar situaciones que no nos benefician?
Volver a las raíces y retomar el concepto de familia de nuestros abuelos, tíos y todos aquellos que, por lo menos a las personas de nuestra generación nos dieron bases de amor y respeto que a lo largo de los años, nos han llevado a llegar a una etapa de nuestras vidas, en la que somos capaces de comprender las bondades que rodean nuestro entorno y la importancia de nuestros hijos, sobrinos, nietos y bisnietos.
Me di a la tarea de buscar los derechos de los niños, pues creo que son pocas las personas que los conocen. Los quiero compartir con ustedes, para que ustedes a su vez los den a conocer a través de sus contactos (esta es una de las cosas que me gusta hacer con la computadora)  finalmente, son tantos los correos sin importancia que enviamos a nuestros amigos, (entre ellos chismes políticos)  que este es uno de los cambios que podemos comenzar a hacer. 
Esta declaración fue aprobada el 20 de noviembre de 1959, por la Asamblea General de la ONU.
En diez principios, cuidadosamente redactados, la Declaración establece los derechos del niño para que disfrute de protección especial y disponga de oportunidades y servicios que le permitan desarrollarse felizmente en forma sana y normal, en condiciones de libertad y dignidad; para que tenga un nombre y una nacionalidad desde su nacimiento; para que goce de los beneficios de seguridad social y reciba tratamiento, educación y cuidados especiales si tiene algún padecimiento; para crecer en un ambiente de afecto y seguridad; para que reciba educación y figure entre los primeros que reciban protección y socorro en casos de desastre; para que se le proteja contra cualquier forma de discriminación, a la par de que sea educado en un espíritu de comprensión, tolerancia, amistad entre los pueblos, por la paz y la fraternidad universal.
Esta Declaración, además de proclamar los derechos de las niñas y de los niños, insta a los padres, a los adultos, a las organizaciones y a las autoridades, a que reconozcan estos derechos y luchen por su observancia.
PRINCIPIO 1. Establece que los derechos enunciados en la Declaración serán reconocidos a todos los niños sin excepción alguna.
PRINCIPIO 2. Prevé que el niño gozará de protección especial y podrá disponer de las oportunidades y servicios que le permitan desarrollarse en forma sana y normal, en condiciones de libertad y dignidad a fin de crecer no sólo física, sino también mental, moral y socialmente.
PRINCIPIO 3. El niño tiene derecho desde su nacimiento a un nombre y a una nacionalidad.
PRINCIPIO 4. El niño tiene derecho a disfrutar de los beneficios de la Seguridad Social, por lo tanto de alimentación, vivienda, recreo y servicios médicos adecuados. Los cuidados especiales que se le brinden al menor y a su madre, deben garantizarse desde antes de su nacimiento.
PRINCIPIO 5. Los niños con alguna enfermedad o discapacidad física o mental, deben recibir tratamiento, educación y cuidados especializados. Pueden aprender muchas cosas si se les dedica atención y cuidados adecuados.
PRINCIPIO 6. Los niños, para el pleno y armonioso desarrollo de su personalidad, necesitan de amor y comprensión. Siempre que sea posible deberán crecer bajo el cuidado y responsabilidad de sus padres; salvo casos excepcionales, no deberá separarse al niño de corta edad de su madre. La sociedad y autoridades, tienen la obligación de cuidar especialmente a los niños sin familia o que carezcan de medios adecuados de subsistencia.
PRINCIPIO 7. El niño tiene derecho a recibir educación, que será gratuita y obligatoria por lo menos en las etapas elementales. Se le debe dar una educación que favorezca su cultura general y le permita desarrollar sus aptitudes y su juicio individual, su sentido de responsabilidad moral y social, para llegar a ser un miembro útil a la sociedad. El niño debe disfrutar de juegos y recreaciones.
PRINCIPIO 8. Los niños deben ser los primeros en recibir protección y socorro.
PRINCIPIO 9. El niño debe ser protegido contra toda forma de abandono, crueldad y explotación. No deberá permitirse al niño trabajar antes de una edad mínima adecuada y, en ningún caso se le permitirá que se dedique a alguna ocupación o empleo que pueda perjudicar su salud o su educación o impedir su desarrollo físico, mental o moral.
PRINCIPIO 10. El niño debe ser protegido contra las prácticas discriminatorias. Si alguno es diferente al resto de los demás porque habla otro idioma, tiene otros gustos, otras costumbres, otras ideas, otra religión o viene de otro pueblo, no debe hacérsele sentir inferior o extraño, tiene los mismos derechos que los demás. Cualquiera que sea el color de la piel, de sus ojos o de su cabello, tiene derecho a ser respetado. Debe ser educado en un espíritu de comprensión, tolerancia, amistad entre los pueblos, paz y fraternidad universal y con plena conciencia de que debe consagrar sus energías y aptitudes al servicio de sus semejantes.
Yo he deseado toda mi vida, saber escribir poesía para poder expresar muchos de los sentimientos que siento que pueden servir a mis semejantes, pero, no se me da, entonces, busco a los poetas y cantantes que si saben hacerlo y los copio. Esta canción de José Luis Perales viene muy bien en este día especial, ojalá la disfruten y sobre todo les sirva de meditación.
Que canten los niños, que alcen la voz, que hagan al mundo escuchar. Que unan sus voces y lleguen al sol, que en ellos está la verdad. Que canten los niños que viven en paz, y aquellos que sufren dolor. Que canten por esos que no cantarán,
Yo canto para que me dejen vivir, yo canto para que sonría mamá, y yo para que no me ensucien el mar. Yo canto para los que no tienen pan,  yo canto para que respeten la flor,    yo canto porque el mundo sea feliz, yo canto para no escuchar el cañón. Que canten los niños, que alcen la voz, que hagan al mundo escuchar, que unan sus voces y lleguen al sol que en ellos está la verdad.
 Que canten los niños que viven en paz, y aquellos que sufren dolor. Que canten por esos que no cantarán, porque han apagado su voz. Yo canto para que sea verde el jardín, y yo para que no me apaguen el sol     yo canto por el que no sabe escribir,      y yo por el que escribe versos de amor. Yo canto para que se escuche mi voz,    y yo para haber si les hago pensar,    yo canto porque quiero un mundo feliz,     y yo por si alguien me quiere escuchar.  Que canten los niños, que alcen la voz, que hagan al mundo escuchar, que unan sus voces y lleguen al sol, qué en ellos está la verdad.
Y para finalizar:
¿Qué es un niño?
Autor: Alan Beck
Entre la inocencia de la infancia y la dignidad de la madurez encontramos una encantadora criatura llamado niño. Los niños vienen en diferentes medidas, pesos y colores, pero todos tienen el mismo credo: disfrutar cada segundo, de cada minuto, de cada hora, de cada día y de protestar ruidosamente (su única arma) cuando el último minuto se termina y los padres los meten a la cama.

A los niños se les encuentra donde quiera: encima, debajo, dentro, trepando, colgando, corriendo o brincando. Las mamás los adoran, las niñas los detestan, los hermanos mayores los toleran, los adultos los ignoran y el cielo los protege.
Un niño es la Verdad con la cara sucia, la Belleza con una cortada en el dedo, la Sabiduría con el chicle en el pelo y la Esperanza del futuro con una rana en el bolsillo
Detalles adicionales
Cuando estás ocupado, un niño es un carnaval de ruido, desconsiderado, molesto y entrometido. Cuando quieres que dé una buena impresión, su cerebro se vuelve de gelatina o se transforma en una criatura salvaje y sádica orientada a destruir el mundo y a sí misma. Un niño es una combinación: tiene el apetito de un caballo, la digestión de un a, la energía de una bomba atómica, la curiosidad de un gato, los pulmones de un dictador, la imaginación de Julio Verne, la vergüenza de una violeta, la audacia de una trampa de fierro, el entusiasmo de una chinampina y, cuando fabrica algo, cinco pulgares en cada mano. Le encantan los helados, las navajas, las sierras, las navidades, los libros de historietas, el chico de enfrente, el campo, el agua (pero no en la regadera), los animales grandes, papá, los trenes, los sábados por la mañana y los carros de bomberos.
Odia las clases de doctrina, estar acompañado, la escuela, los libros sin ilustraciones, las clases de música, las corbatas, los peluqueros, las niñas, los abrigos, los adultos y la hora de acostarse. Nadie más se levanta tan temprano ni se sienta a comer tan tarde. Nadie más se divierte tanto en los árboles, los perros y la brisa. Nadie más puede traer en el bolsillo un cortaplumas oxidado, media manzana, un metro de cordel, un costal vacío, dos pastillas de chicle, seis monedas, una honda, un trozo de sustancia desconocida y un auténtico anillo supersónico con un compartimiento secreto.Un niño es una criatura mágica. Puedes cerrarle la puerta de tu despacho pero no la del corazón. Puedes sacarlo de tu estudio, pero no puedes sacarlo de tu mente.
Mejor ríndete - es tu amo, tu carcelero, tu jefe y tu maestro - una carita sucia, corretea gatos, un manojito de ruido. Pero cuando regresas a casa por las noches, con tus sueños y esperanzas hechas trizas, él puede remediarlos y dejarlos como nuevos con dos palabras mágicas:
¡Hola, papito! 
                                   ¿Que es una niña?
Las niñas son lo más agradable que puede sucederle a las personas. Nacen con un poco de brillo angelical y, aunque algunas veces desgasta, siempre hay suficiente para cautivar tu corazón, hasta cuando se sientan en el lodo o lloran temperamentalmente o se pasean por la calle con las mejores ropas de mamá.
Una niña puede ser más dulce y más mala, más a menudo que nadie en el mundo. Puede correr y tropezar, hacer ruidos raros que te irriten; sin embargo, precisamente cuando abres la boca, se queda quieta con esa mirada especial. Una niña es la inocencia jugando con lodo, la belleza sosteniéndose en su cabeza y la maternidad jalando una muñeca por el pie.
Se encuentran en 5 colores -negro, blanco, rojo, amarillo o café- sin embargo la madre naturaleza siempre se las arregla para seleccionar tu color favorito cuando haces el pedido. Ellas desaprueban la ley de la oferta y la demanda - hay millones de niñas- y cada una es tan valiosa como los rubíes.
Dios pide prestado de varias criaturas para hacerlas. Usa el canto del pájaro, el chillido de un cerdo, la terquedad de una mula, los gestos de un mono, la agilidad de un chapulín, la curiosidad de un gato, la velocidad de una gacela, la astucia de una zorra, la dulzura de un gatito y para completar, Él agrega la mente misteriosa de una mujer.
A una niña le gustan los zapatos nuevos, los vestidos de fiesta, los animales recién nacidos, ir en primer año, las matracas, la chica de enfrente, fingir, las muñecas, las clases de baile, los helados, las cocinas, libros para colorear, el maquillaje, las latas con agua, ir de visita, las fiestecitas y un niño

Le desagradan las visitas, los niños en general, los perros grandes, la ropa usada, las sillas rectas, las verduras, los trajes para la nieve o quedarse en el patio Ella es la más ruidosa cuando tu estás pensando, la más bonita cuando te ha provocado, la más ocupada a la hora de dormir, la más callada cuando quieras presumirla y la más coqueta cuando definitivamente no quieres darle permiso. ¿Quién puede causarte más pena, alegría, irritación, satisfacción, vergüenza y encanto genuino que esta combinación de Eva, Salomé y Florence Nightingale?
Ella puede desarreglar tu hogar, tu cabello, y tu dignidad - gastar tu dinero, tiempo y paciencia- y, justamente cuando estás listo para explotar, su brillo encantador aparece y pierdes otra vez. Si, ella, es una molestia que te exaspera; un manojito ruidoso de calamidades. Pero cuando tus sueños desfallecen y el mundo es un caos - cuando te sientes casi un tonto/ tonta ella puede convertirte en Reyna/ Rey  en el momento que se trepa a tu rodilla y murmura: ¡Te quiero!