Vistas a la página totales

miércoles, 20 de junio de 2018

La guerra sucia en las Campañas Políticas en La Paz BCS, México

martes, 19 de junio de 2018

El Lic. Jesús Chávez Jiménez hace un recuento de su actividad como Periodista

El Doctor Gabriel Rovira Vázquez nos habla sobre "Las Universidades Públicas"

La Profra. Irma Beltrán Sáinz nos trae el tema "La Familia"

lunes, 18 de junio de 2018

Herederos del trono...🌹

Escrito por la Profra. Irma Beltran Saínz
Busqué en el silencio del amanecer esos recuerdos que me dijeran lo que había pasado con mi ayer...
Ese ayer que quedó impregnado en las paredes de un castillo, que de repente se fue quedando sin sus príncipes, sin su reina ; y en el cual , dentro de sus enormes habitaciones , deambuló en soledad el rey de la comarca.
Vi con detenimiento hacia su interior , y fui descubriendo esos estragos que el tiempo está haciendo a sus enormes torres.
Esos daños que no sólo lastimaron las perlas, diamantes y brillos de sus coronas , sino también borraron las pisadas , sonrisas ; y hasta el
mismo eco de las palabras que dentro de el, se fueron pronunciando.
Cuantas hazañas y luchas por la conquista de un mejor reino se vivieron dentro de esa enorme fortaleza.
Cuantas vivencias y sueños postergados de tres príncipes quedaron escondidas en esas torres cubiertas hoy de enormes silencios .
Tres escudos fueron la máxima protección que siempre tuvo a su cuidado la reina. Unas veces fuerte, otras veces débil... Y de repente el mismo castillo sintió que la asfixiaba .
Hablar con el silencio es encontrar las más sorprendente de las respuestas.
Es comprobar que nada es para siempre. Y que tarde que temprano vendrán otros caballeros a ganar de nuevo la batalla.
Hoy descubrí un castillo rescatable. Hoy, tropezaron mis ojos con dos escudos nuevos.
Un legado de fuerza y poderío , estoy de nuevo compartiendo. Y aún cuando tres príncipes empiezan su reinado en su castillo propio. Aún me quedan fuerzas para entregar mi reino a nuevos príncipes que seguirán seguramente los pasos de sus reyes.
Descubrí unos nombre sin quererlo...Se que empiezan a marcar su territorio. Y aunque aún no ganamos totalmente la batalla, serán ellos, los 4 nobles caballeros y la más hermosa de las princesas, los que hagan que tres príncipes de ayer, se conviertan en los reyes que la reina siempre ha deseado.
Y de haber seguido buscando , en la soledad del alba, y en ese enorme castillo, hubiese seguramente descubierto esos recuerdos que solamente la mamá reina, sabe dónde quedaron un día guardados...❤️

¿Porqué caducará la vida?

Escrito por: Profra. Irma Beltràn Sáinz
 17 de Junio de 2018

 Hay momentos en los que se vienen a nuestra mente esos recuerdos del ayer... Instantes en los que hacemos más altos que avances.

Cientos de veces nos preguntamos Qué dejé de hacer? ¿ Que hice de más? ¿ Qué necesito hacer ?, en fin,  preguntas que jamás pudimos respondernos.

Hoy a la vuelta de tanta búsqueda, dudas, aciertos y tropiezos, vemos que esas interrogantes hubieran sido fáciles de responder si tan solo hubiéramos pensado un poco más en agradarnos y dejar de vivir la vida de otros.

Hoy quiero entender el porqué de la caducidad de la vida, Será tal ves porque he visto de cerca a la soledad ponerse frente a mi en el espejo o porque también la he descubierto en el rostro de otras personas.

He sentido como se va anidado la frustración en el corazón de aquellos que se niegan a cambiar.

He conocido el valor de una mano que toma un arma para quitarse la vida, la he visto manejar magistralmente la cuerda que ata a un cuello hasta hacerlo quedar inerte.

He visto morir el amor de tantas parejas que un día se juraron que este sería hasta que la muerte lo separara, y fue en vida que se acabó.

He abrazado el dolor que se experimenta al despedir a personas muy importantes y amadas. Y me sigo cuestionando ¿Dónde guardarán el rencor esas personas que no disfrutan del poco tiempo terrenal?.

Con los años, me volví observadora de la cotidianidad en los que fui envolviendo mi propia vida y me olvidé de esas pequeñas cosas que fueron quedando guardadas en mi baúl personal de los recuerdos importantes.

Me empecé a cubrir con apariencia oxidada y sin brillo, siempre protegida y lista para el embate y la defensa ante el dolor , el desamor y la miseria del ser.

Dura ha sido cada experiencia vivida, he tenido un ayer bastante turbulento, una historia pocas veces dicha, un presente conquistado a base de tesón , esperanza, y confianza compartida.

¿Por qué caducará la vida Cuando todo es cuesta arriba ?, será acaso porque es el tiempo que justamente necesitamos vivir para darnos cuenta de que siempre ha estado la felicidad, las personas, el amor, amistad y todas esas cosas que consideramos como exitosas.

Quizá caduca porque la vigencia de oportunidades tiene un límite, y en vez de caminar hacia el triunfo, nos sentamos a ver el paso y la conquista de aquellos que se atrevieron avanzar, a creer y a confiar en ellos mismos.

Tal vez sea que cuando la vida se está terminando, es el tiempo límite que tenemos para ver eso que siempre hemos tenido cerca, ese minuto de presión que tienen nuestros años en este momento.

¿Por qué caducará la vida? ... Porque si no fuera así, jamás nos daríamos la oportunidad de reconocer que ésta ha sido genial, bendecida, llena de tantas oportunidades, conquistas y éxitos, que cada evento vivido, ha sido diseñado especialmente por la mano de Dios para cada uno de nosotros, que aún en esos momentos de dolor, angustia y desesperación, hay una enseñanza que nos llegará al corazón, y nos hará ser buscadores de nuestro ser.

La caducidad de la vida es el fin que cada quien le pone una vez que ha nacido, es esa pérdida de tiempo que nos impide disfrutar nuestra estadía terrenal y es ese alto que en vida le ponemos a nuestros actos.

“La caducidad de la vida es vivir sin vida... Es simplemente vivir sin ponerle vida a nuestras emociones”❤️

jueves, 14 de junio de 2018

En un rincón del alma

En un rincón del alma llevo tantas cosas, que enumerarlas sería largo, pero que ahí están, las siento, las guardo y de vez en vez, las saco para acariciar mi alma o recordar aquellas que definitivamente jamás deberé volver a hacer o decir. Cuando Alberto Cortés escribió esa canción, de inmediato me gustó, era apenas yo un adolescente y solo tiempo me haría recordarla cada vez que una pena tocara mi vida. En ese rincón del alma, que no se toca y rara vez se comparto, tengo mil penas y alegrías, las primeras no me gusta recordarlas, son amargas y tristes, pero las tengo ahí para que nunca olvide porqué pasaron. Esas penas que se fueron creando cuando me rompieron el corazón, cuando murió mi madre, cuando también Dios decidió que se llevaría a mi querida Gloria con él para reír juntos con sus puntadas, dichos y esas comidas que tanto le gustaban. También retomo esas penas que no olvido, el momento en que dije algo ofensivo y que no olvidaré para que antes de volver a decir algo así lo piense más de dos o tres veces y mejor no lo diga. Alegrías muchas, que ahí están porque alegran mis días de soledad, como la primera vez que vi a los ojos a la chica que hoy comparte sus días conmigo, Irma Beltrán es la mujer que tomó para si mi alma pirata, con todos sus defectos y virtudes, que sabiendo mi pasado (porque yo se lo conté) decidió entregarme su corazón, dañado y muy lastimado pero confiando en recomponerlo junto a mí. Y sabe Dios qué he dado todo por hacerlo, por amarla sin restricciones, porque también se de su pasado, la vida que me queda se la doy porque sé que así podré guardar más recuerdos que me llevaré feliz para compartirlos con Dios cuando él me llame. Alegrías que me dejó mi Madre Graciela, esas que me hicieron feliz, que alegraron mi corazón y recuerdo con mucha felicidad. Me enseñó que la vida está siempre llena de recuerdos, que siempre yo debería hacer mucho más espacio en mi corazón para ellos y que las tristezas o malos recuerdos también debería de guardarlos para que nunca se olvidaran y yo fuera una mejor persona. Si, en un rincón del alma atesoro cada momento, cada día vivido, esos recuerdo son parte de mí, ahí están y no se borran, se abrazan, se cuidan y se van acrecentando conforme el tiempo pasa. En un rincón del alma tengo una pena… Que me causó la partida de tantos seres queridos, de amigos entrañables y de momentos tristes. Ahí tengo muchas pena entre tantas, la de saberme imperfecto, la de aquellos errores que cometí, la del lado oscuro que todos tenemos pero que yo si recuerdo y me obligan a mejorar para que ellas se vayan quedando muy lejos para hacer espacios a la alegría y la renovación constante, la de buscar siempre la perfección y poder atesorar cuando estas se hagan presentes por el trabajo bien hecho. No me gustan la penas ¿saben?, porque esas duelen y lastiman, me hacen acurrucarme y a veces llorar. Prefiero las alegrías siempre, ellas me alientan a ser mejor ser humano, a compartirlas a manos llenas para quienes tienen una pena en su alma. También, en ese rincón del alma tengo las sonrisas de mis hijas, esas que me dieron cuando las vi por vez primera llegar a mi vida, las que me brotaron el día que vi a sus hijas cuando también llegaron y que hoy siguen vigentes cada vez que las veo, ellas me llenan de orgullo, porque las veo realizadas, con más alegría que penas y eso no tiene precio. No dejo de seguir guardando recuerdos en mi alma, en mi corazón y en vida; hoy doy gracias a Dios por ello. Podría seguir contando de esos rincones del alma mía, ya Dios me lo concederá pero hoy solo quiero que ustedes también guarden en sus rincones del alma más experiencias buenas que malas y solo me queda enviarles bendiciones desde mi rincón del alma. Nos leemos mas adelante…

sábado, 12 de mayo de 2018

Tener la razón

La Paz Baja California Sur a 12 de Mayo de 2018 Por: Salvador Castro Iglesias Correo electrónico: salcasis@yahoo.com.mx Este 2018 se darán muchos cambios en la estructura de los Gobiernos de este aporreado País, se votarán a los cargos de Presidente de la República, Senadores, Diputados, Presidentes Municipales y Diputados Locales, también se harán cambios en los Cabildos con nuevos Regidores y Síndicos. La fiesta de la Democracia (como bien lo escuché hace tiempo de mi buen amigo Jesús Chávez), una fiesta en la que (al menos en teoría), los Mexicanos saldremos a las calle y acudiremos a las urnas para depositar nuestro sagrado y secreto voto, pensando que los que resulten electos serán gracias a nuestro voto y ahora sí, nos gobernarán Ciudadanos con toda la capacidad y experiencia para lograr sacar adelante nuestro País. Un sueño guajiro para este humilde escribano que desde hace muchos años, ha presenciado varias elecciones y el resultado de ellas ha sido todo menos una fiesta para mí. Con sus honrosas excepciones, muy pocos de los electos han demostrado su amor por México, la gran mayoría solo han pasado por ahí dejando a su paso una estela de frustración por su actuar, muchos de ellos enriquecidos sin explicación alguna, poseedores de autos y casas nuevas sin que al día de hoy pueda yo entender como lo lograron con sus sueldos que en estos tiempos de crisis no lo permitirían. Pero algo que me preocupa en verdad, es todo el proceso que se da durante el tiempo llamado de campañas, ese tiempo que los candidatos salen a las calles a promover su imagen, sus ideas y propuestas, a los ciudadanos. Vemos como los medios de comunicación y las redes sociales se van llenando de comerciales promoviendo a fulano o sutano, en los cuales ellos nos prometen miles de cosas que harán si logran obtener ese puesto soñado por ellos. Muchos de los comerciales son de verdadera calidad, los candidatos(as) se ven rejuvenecidos, con sonrisas propias de la Mona Lisa, con todos los detalles bien cuidados, hablando con voz suave y con propuestas dignas de toda atención. Por otra parte y con mucha tristeza leo en las redes sociales el otro lado de las cosas, personajes oscuros, con perfiles falsos, difamando e insultando con palabras peores que una verdulera, a aquellos candidatos que no son de su partido político o de su preferencia. Leo con más tristeza a personajes como Paco Ignacio Taibo II, propone con iracundas letras, que se fusile a aquellos que él piensa son enemigos del Pueblo, ¿y qué decir de la candidata por Morena la Señora Lucía Trasviña en Los Cabos?, publicando una lista de aquellos que también ella considera como traidores a la Patria en Baja California Sur; y que de ganar las elecciones serán llamados a cuentas. ¿mensajes de odio y de intolerancia?, por supuesto que sí, mensajes que me hacen recordar la terrible Revolución Francesa y que me llenan de tristeza al pensar que se terminaron los diálogos, la educación, la libre expresión y el respeto hacia los demás. ¿Esos son los personajes que pretenden dirigir los destinos de México?, caray amigos, eso es en verdad deprimente. Siempre he considerado que la libertad jamás deberá convertirse en libertinaje, que los seres humanos tenemos la capacidad de pensar racionalmente, de poder conversar, estar o no de acuerdo con los demás, pero siempre dentro del marco de la civilidad. También considero justo que aquellos que abusaron y se enriquecieron ilícitamente sean llevados ante la justicia, pero con documentos probatorios, ante jueces honestos y siempre dentro del marco de la Ley. No podemos derrumbar nuestras instituciones solo por el hecho de nuestros deseos, de una forma bárbara y sin razones de peso, mucho menos de forma totalitaria. Estoy de acuerdo también en que muchos Mexicanos estén resentidos por la forma en que se ha repartido la riqueza y que los principios enmarcados en nuestra Constitución sean letra muerta para muchos, en que la miseria existe y que la desigualdad es parte de nuestras vidas. Quien llegue al poder en este nuevo sexenio (o trienio), deberá demostrar que todas sus propuestas dichas por él (ella) durante su campaña, serán llevadas al pie de la letra, que ahora si gobernarán poniendo como prioridad al pueblo y no a intereses particulares y oscuros que solo han dañado a nuestro País. Quiero pensar que se crearán nuevas posibilidades de trabajo para todos, que ya no veremos repartidas más dádivas y migajas repartidas, que las famosas despensas serán otorgadas ahora sí, a personas realmente humildes y que ya no tienen la capacidad para desarrollar un trabajo digno y honesto y no a líderes de colonias que las reciben, las condicionan y reparten solo a aquellos que son fieles a ellas. Tener la razón, debe ser el resultado de un diálogo en el que se intercambien ideas, sano, pensando siempre en los ciudadanos, en el país y que esas ideas beneficien a los demás. Tener la razón no siempre será posible, cuando se reúnan varias personas de diferentes partidos o formas de pensar y dialoguen civilizadamente las ideas podrán entonces ser revisadas, mejoradas y replanteadas. Todo con la única intención de aportar algo para beneficio de los demás y no del propio. Solo espero(y son mis deseos) que estos tiempos electorales, transiten siempre en el ánimo de la Civilidad, en la concordia, en el intercambio de ideas, siempre en el marco de la Ley y en beneficio de todos los Mexicanos. Nos leemos más adelante …

domingo, 4 de febrero de 2018

De quejas, llantos y lamentos

La Paz Baja California Sur a 27 de Enero de 2018 De quejas, llantos y lamentos Por: Salvador Castro Iglesias Correo electrónico: salcasis@yahoo.com.mx Ay mamá, ahí vienen las próximas elecciones, pensé para mis adentros al ver que el año nuevo ya no lo es, estamos casi a fin del mes de enero y al parecer (todo parece indicarlo el calendario) pronto estaremos inmersos en esa supuesta fiesta que es la Democracia. Todos nos preparamos para hacerle frente y alistarnos para salir victoriosos (dependiendo del Partido en el que cada quien milite). A lo largo de mi vida he transitado por varias elecciones Locales y Federales, y eh visto y escuchado toneladas de propuestas, buenas intenciones, caras de candidatos sonrientes y muy seguros de su triunfo en dichas contiendas. Pero algo está pasando en este hermoso País, cada elección(es), los seres humanos que vivimos en México, de repente nos transformamos en otra cosa, más aún con las famosas redes sociales, que como por arte de magia se convierten en depredadores de nuestro entorno y de su gente. En cuanto comienzan las campañas(o antes de ser posible), los candidatos ungidos por los respectivos Partidos y aprobados (muchas veces por abajo del agua), se destapan, convocan, esgrimen sus razones para ser los buenos, halagan a sus vasallos y los invitan a ganar a como sea lugar, sin importar si se tiene o no el arrastre con la gente, mil trucos salen a las luz, engordamiento de ánforas, muertos de milagrosamente reviven para ir muy seriecitos a votar, y en fin amigos, tantas trampas y recursos oscuros para garantizar que el nuevo Tlatoani de este mi México querido gane a toda costa la Presidencia de la República, La Gobernatura del Estado en cuestión, Las Alcaldías y demás puestos menores como son los Diputados y Senadores más Regidores del Ayuntamiento. En cuestión de días, los candidatos ya se encuentran como peces en el agua, con recursos suficientes para que marche bien, con sus colaboradores prestos a salir a la lucha Democrática y muchas más linduras. Lo triste y todo aquello que resulta de estas o esas u otras elecciones es que el País pareciera que va de mal en peor, alzas en los costos de las gasolinas, el gas que sube y sube, la canasta ya casi deja de ser llamada canasta (creo que recipiente estaría mucho mejor), más impuestos, multas y recargos, mucha más burocracia, indolencia por parte de muchas autoridades para proteger a la población de tanto condenado malandro que habita en nuestras ciudades, impunidad al grado de cinismo de muchos ex funcionarios Públicos que le entraron con ganas al presupuesto para su beneficio, hasta quedar esa sensación deprimente que no termina de acomodarse en nuestros cuerpecitos. Pero mientras tanto, los y las candidatos(as), festejan sus victorias durante los procesos de elecciones, prometen y prometen y vuelven a prometer, y el pueblo con la cara larga como la cuaresma, tratando de comprender que en esta elección, también volverá a meter la pata pensando que si no vota por fulano y por el otro si, las cosas mejorarán. Lo interesante del asunto es que al parecer todos son los buenos, y cuando reviso las caras de algunos de ellos, resulta que este era rojo, después fue amarillo y ahora se puso Moreno, ay que caray ¿y los ideales? ¿y los principios?, a mí no me la pegan, todo parece indicar que volverá a girar la ruleta de los dineros en las campañas y a darle vuelo a la hilacha ¿a poco no? Que si no van de la mano las filosofías de un Partido, no pasa nada, hacemos que esta encaje, la parchamos, la enrollamos pero de que se ajusta se ajusta. Y vemos como en cada elección se repiten los nombres, las caras de muchos políticos que aún no entienden que ya su tiempo pasó y que tal vez pronto deban de ponerse a trabajar, creo sinceramente que el País ya casi no da para más. Pareciera que a muchos Ciudadanos de este País no les interesa en lo más mínimo sacar adelante a México, con propuestas serias y no con chacotas, con un gran compromiso hacia su tierra, sin trampas, maromas ni fugas, cada día la situación de nuestra gente va en caída libre, muchos de los recursos fueron desviados para programas sin sentido y usados para su propio beneficio y eso la verdad no se vale. Yo invito a los habitantes de este bello Estado (BCS), a que decidamos bien por quien votaremos, por personas de bien, por Ciudadanos ejemplares que busquen crear riqueza y no quedarse con la riqueza encomendada a ellos. Por lo pronto esperaré a que terminen las elecciones esperando que yo al menos haya tomado una buena desición para esta elección. Nos leemos mas adelante…

lunes, 19 de septiembre de 2016

Ese breve espacio de tiempo


Por: Salvador Castro Iglesias
Correo electrónico: salcasis@yahoo.com.mx

Hoy por la mañana y después de escribir mis 10 pensamientos cotidianos en las redes sociales, recordé ese breve espacio de mi vida que transcurrió durante mi infancia.

Un espacio lleno de recuerdos, de largas tardes de verano en casa de mi abuela paterna, siempre acompañado de mis hermanas, primos, Tías y mi madre.

Durante ese espacio de tiempo, acostumbraba charlas largas horas con mi abuela Elena, una mujer sabia y llena de historias que contar, de mi familia, de sus ancestros, de ese pasado glorioso de mi México querido y de mil cosas más.

Mujer de libros, pareciera que ellos (los libros) fueran su refugio anta tanta calamidad que la vida le presentó a lo largo de su vida, perder a tres hijos y a mi abuelo la llevaron ahí, a esconder sus penas en la lectura y poder con ello platicarle a su nietos historias que no fueran las de ella y que dado el caso contaba desde su perspectiva de una mujer de entrega y trabajo.

Mi abuela Elena no fue una mujer de grandes abrazos o besos, seria fue, pero con gran corazón y mucho, mucho amor por la vida hasta que cansada de tanta vida decidió partir a viajar a otros mundos a sus 101 años.

Todo lo sabía, tanto así que siempre la vi con una martillo y escalera en la mano o una cuchara y la sartén, cocinando y horneando como ella solo sabía hacerlo, fue una gran cocinera verdad de Dios, siempre había algo para saciar el hambre de quién llegara de visita

Hoy la recordé al pensar en ese breve espacio de tiempo de mi vida, haciendo cosas, siempre ocupada o viajando por este México que fue su pasión. Me llevó con ella una vez, a recorrer todo el sureste de este gran País, sabia como era dio cátedra a cuanto guía de turistas pretendiera enseñarnos algo, conocía la historia como pocas personas y así, entre ruinas, edificios, castillos, pirámides y palacios me enseñó tantas cosas que jamás hubiera aprendido yo en las escuelas.

Pero algo que me dejó grabado en mi alma para siempre, fueron sus recuerdos, llenos de nombres, apellidos y antepasados, conocía sus orígenes y su largo árbol genealógico y eso fue uno de sus grandes orgullos.

Esposa y viuda de un gran hombre (Don Salvador Castro Lara), amigo del General Agustín Olachea, a quien conoció allá por los años 40tas, y quién lo invitó a fundar Los Planes, ahí mi abuelo Salvador construyó su casa y el primer rancho en esa población, amén de un gran taller de torno y distribuidora de piezas, tractores, accesorios e implementos agrícolas en la ciudad de La Paz.

Si, en ese breve espacio de tiempo de mi vida fui feliz, lo sigo siendo gracias a todas las enseñanzas para la vida que me heredaron mi abuela y mis padres, fui feliz porque crecí en una familia llena de valores, educación y respeto, que nunca se quejó y asumieron su parte en la historia y creyeron en este jirón de la Patria, dejaron aquí sus huesos y hoy los recuerdo

Nos leemos más adelante …



martes, 30 de agosto de 2016

Los Abuelos


Por: Salvador Castro Iglesias
Correo electrónico: salcasis@yahoo.com.mx

Este domingo 28 de Agosto se celebró el día de los Abuelos, y como ocurre en ese tipo de celebraciones, no podían faltar las muestras de afecto, tazas conmemorativas, saludos y muchos post en las redes sociales con fotos de los abuelos.

Me pregunto ¿Qué es un abuelo(a)?, ¿acaso ese ser cuya vida lo ha llevado a obtener dicho título solo por el hecho de ser anciano? O bien, el hombre o mujer que después de tener hijos y éstos a su vez más hijos pasó a formar parte de los abuelos

Recuerdo a los abuelos(as) de antes, seres con grandes cantidades dulces para sus nietos, largas charlas llenas de sabiduría, consejos, abrazos y besos sin fín cuando eran visitados por sus hijos(as) y nietos(as).

Obvio, me vienen a la memoria los recuerdos de mis abuelos(as), mi querida abuela Carmen y mi abuelo Manuel, quienes llegaron a estas tierras allende el mar, después de salir huyendo de la represión en España al fin de la guerra civil y que no solo trajeron consigo sus pertenencias materiales, también venían cargados de cultura y muchas ganas de trabajar en estas tierras desconocidas para ellos.

¿Qué decir de mis abuelos paternos, mi abuela Elena y mi abuelo Salvador, ambos también venidos de Ensenada, en donde quemaron sus naves para venir a colonizar Los Planes y quienes dejaron en esas tierras calcinadas por el sol a sus hijos fallecidos en condiciones muy trágicas.

Mis abuelos fueron gente de bien, con valores y amor por la Patria que inculcar, con respeto hacia los demás y un espíritu férreo que formó hijos trabajadores y nietos que aún hoy recuerdan sus enseñanzas.

Hoy veo a muchos nuevos abuelos (yo entre ellos), jóvenes y con pocas marcas de la edad, que trabajan, bailan, salen a pasear y se sienten aún lo suficientemente activos para el estereotipo de lo que muchos piensan de los abuelos.
También observo a algunos abuelos que a su edad (50-60 o más), se sienten viejos y piensan que ya dieron todo y sentados esperan que los años se sigan acumulando en lo que les llega su hora de partir.


Hoy gracias a la medicina, los gimnasios, los nuevos tipos de prevención y una adecuada alimentación, los abuelos pueden optar por seguir viéndose y sintiéndose jóvenes, van por la vida felices y disfrutando a sus nietos.

Pero en verdad yo creo que ser abuelo no necesariamente va con la edad, tiene que ver con la forma en que aceptemos ese honroso cargo, que nos hace corregir la manera en que educamos a nuestros hijos, ver la vida desde otra perspectiva y divertirnos con los nietos sin tener que andar cambiando pañales, haciendo tareas con ellos, llevándolos a la escuela, sufriendo noches eternas de enfermedades, luchando día a día por conseguir el sustento para ellos y sobre todo, irlos formando y educando para la vida.

Por otra parte, se y conozco casos muy tristes en donde los abuelos son depositados en casas de asistencia por hijos que olvidan que pronto también ellos serán viejos, los dejan ahí y jamás vuelven a preocuparse de ellos.

En esta sociedad de consumo y de jóvenes, se desprecia a los ancianos y abuelos, pudiendo aprender de la experiencia y los consejos de ellos, pensando que lo viejo ya no sirve y hay que tirarlo a la basura.

Para muestra basta un botón, dese un vueltecita por el asilo de ancianos y piense si usted querría estar en esa situación algún día.

Mis dos abuelas me criaron en parte, fueron el sostén y apoyo de mi madre Graciela debido a que ella tenía que salir a la calle a trabajar sin cuestionar ni quejarse, sabiendo que sus hijos estaban a buen recaudo de su madre y abuela.

Hoy los hijos retoman ese modelo, debido a las presiones sociales y económicas deben dejar a sus hijos al cuidado de los abuelos quienes ya cansados de trabajar toda una vida, dejan de lado sus sueños de viajar por el mundo, descansar, caminar tomados de la mano junto a sus parejas, para cuidar de sus nietos.

Otros abuelos siguen trabajando ante el abandono de sus hijos, quienes felices de ser independientes se olvidan de ellos, y solo se acuerdan de ellos algunos domingos para llevarles alguna “cosita” o dejarles a sus hijos porque tienen muchas ocupaciones y compromisos.

Yo ya no tengo conmigo a mis abuelos, se fueron hace tiempo a descansar (por fin) entre las nubes junto a mis padres, y seguro estoy que ellos también deben festejar el día de los abuelos(as) pero en santa paz.

Cada quien tiene una visión y percepción que podrá ser distinta a la mía, pero para el que esto escribe, los abuelos no solo deben ser respetados por su edad, deberán serlos porque son los garantes y guardianes del conocimientos, la experiencia y los valores que hoy en día son desechados en aras de la juventud y la idea de que solo los jóvenes tiene la verdad.

Nos leemos más adelante …