Vistas a la página totales

martes, 30 de agosto de 2016

Los Abuelos


Por: Salvador Castro Iglesias
Correo electrónico: salcasis@yahoo.com.mx

Este domingo 28 de Agosto se celebró el día de los Abuelos, y como ocurre en ese tipo de celebraciones, no podían faltar las muestras de afecto, tazas conmemorativas, saludos y muchos post en las redes sociales con fotos de los abuelos.

Me pregunto ¿Qué es un abuelo(a)?, ¿acaso ese ser cuya vida lo ha llevado a obtener dicho título solo por el hecho de ser anciano? O bien, el hombre o mujer que después de tener hijos y éstos a su vez más hijos pasó a formar parte de los abuelos

Recuerdo a los abuelos(as) de antes, seres con grandes cantidades dulces para sus nietos, largas charlas llenas de sabiduría, consejos, abrazos y besos sin fín cuando eran visitados por sus hijos(as) y nietos(as).

Obvio, me vienen a la memoria los recuerdos de mis abuelos(as), mi querida abuela Carmen y mi abuelo Manuel, quienes llegaron a estas tierras allende el mar, después de salir huyendo de la represión en España al fin de la guerra civil y que no solo trajeron consigo sus pertenencias materiales, también venían cargados de cultura y muchas ganas de trabajar en estas tierras desconocidas para ellos.

¿Qué decir de mis abuelos paternos, mi abuela Elena y mi abuelo Salvador, ambos también venidos de Ensenada, en donde quemaron sus naves para venir a colonizar Los Planes y quienes dejaron en esas tierras calcinadas por el sol a sus hijos fallecidos en condiciones muy trágicas.

Mis abuelos fueron gente de bien, con valores y amor por la Patria que inculcar, con respeto hacia los demás y un espíritu férreo que formó hijos trabajadores y nietos que aún hoy recuerdan sus enseñanzas.

Hoy veo a muchos nuevos abuelos (yo entre ellos), jóvenes y con pocas marcas de la edad, que trabajan, bailan, salen a pasear y se sienten aún lo suficientemente activos para el estereotipo de lo que muchos piensan de los abuelos.
También observo a algunos abuelos que a su edad (50-60 o más), se sienten viejos y piensan que ya dieron todo y sentados esperan que los años se sigan acumulando en lo que les llega su hora de partir.


Hoy gracias a la medicina, los gimnasios, los nuevos tipos de prevención y una adecuada alimentación, los abuelos pueden optar por seguir viéndose y sintiéndose jóvenes, van por la vida felices y disfrutando a sus nietos.

Pero en verdad yo creo que ser abuelo no necesariamente va con la edad, tiene que ver con la forma en que aceptemos ese honroso cargo, que nos hace corregir la manera en que educamos a nuestros hijos, ver la vida desde otra perspectiva y divertirnos con los nietos sin tener que andar cambiando pañales, haciendo tareas con ellos, llevándolos a la escuela, sufriendo noches eternas de enfermedades, luchando día a día por conseguir el sustento para ellos y sobre todo, irlos formando y educando para la vida.

Por otra parte, se y conozco casos muy tristes en donde los abuelos son depositados en casas de asistencia por hijos que olvidan que pronto también ellos serán viejos, los dejan ahí y jamás vuelven a preocuparse de ellos.

En esta sociedad de consumo y de jóvenes, se desprecia a los ancianos y abuelos, pudiendo aprender de la experiencia y los consejos de ellos, pensando que lo viejo ya no sirve y hay que tirarlo a la basura.

Para muestra basta un botón, dese un vueltecita por el asilo de ancianos y piense si usted querría estar en esa situación algún día.

Mis dos abuelas me criaron en parte, fueron el sostén y apoyo de mi madre Graciela debido a que ella tenía que salir a la calle a trabajar sin cuestionar ni quejarse, sabiendo que sus hijos estaban a buen recaudo de su madre y abuela.

Hoy los hijos retoman ese modelo, debido a las presiones sociales y económicas deben dejar a sus hijos al cuidado de los abuelos quienes ya cansados de trabajar toda una vida, dejan de lado sus sueños de viajar por el mundo, descansar, caminar tomados de la mano junto a sus parejas, para cuidar de sus nietos.

Otros abuelos siguen trabajando ante el abandono de sus hijos, quienes felices de ser independientes se olvidan de ellos, y solo se acuerdan de ellos algunos domingos para llevarles alguna “cosita” o dejarles a sus hijos porque tienen muchas ocupaciones y compromisos.

Yo ya no tengo conmigo a mis abuelos, se fueron hace tiempo a descansar (por fin) entre las nubes junto a mis padres, y seguro estoy que ellos también deben festejar el día de los abuelos(as) pero en santa paz.

Cada quien tiene una visión y percepción que podrá ser distinta a la mía, pero para el que esto escribe, los abuelos no solo deben ser respetados por su edad, deberán serlos porque son los garantes y guardianes del conocimientos, la experiencia y los valores que hoy en día son desechados en aras de la juventud y la idea de que solo los jóvenes tiene la verdad.

Nos leemos más adelante …