Vistas a la página totales

sábado, 22 de agosto de 2015

De las palabras a los hechos

La Paz Baja California Sur a 18 de agosto de 2015

De las palabras a los hechos
Por: Salvador Castro Iglesias
Correo electrónico: salcasis@yahoo.com.mx

De un tiempo acá, leo, veo y escucho como la gente habla, promete y dice que hará esto o aquello y al paso del tiempo resulta que no hizo nada o muy poco de lo que prometió.

Lo anterior no solo pasa durante las campañas políticas, también se da entre la gente común, “Que si mañana te pago”, “que hoy si lo haré”, “que si logro esto haré aquello”, etc. Muchas promesas y pocos hechos, pareciera que solo se busca postergar una realidad o tratar de convencer a los demás de que la palabra vale (al menos de momento), y proyectar una imagen que al poco tiempo deja de tener validez.

Recuero hoy la frase “El que promete, cumple”, ¿en dónde quedó?, ¿se perdió acaso en la vorágine de esa tan llamada pérdida de valores?, ¿o acaso solo es para salir del paso?

¿Cuántos proyectos y promesas han quedado en el olvido?, hoy en día escucho las mismas promesas de siempre, “iremos hasta las últimas consecuencias”, “erradicaremos el hambre y la pobreza”, “Se hará justicia”, “nadie está por encima de la ley”, ja j aja, si como no. Puras promesas ¿a poco no?

Y mientras tanto, vemos como meten al bote a los pillos, a los pocos días andan muy campantes delinquiendo por las calles y muchos Jueces son cuestionados por buscar entre las letras cualquier resquicio para soltarlos, eso sí, apegados a Derecho, caray.

¿y ni que decir de la gran mayoría de nuestros abnegados políticos, vienen cada cierto tiempo a prometernos una cantidad de cosas que si fueran ciertas seríamos el País más poderoso del mundo, y con gran decepción vemos que solo una pequeña parte de tales promesas se lleva a cabo; y los Mexicanos nos quedamos con la sensación de que nos volvieron a mentir.

¿Qué pasa?, ¿en dónde se separan la promesas de los hechos?, ¿en que momento nos volvimos cínicos?, ¿para que prometer si en los hechos no cumpliremos?

A pesar de todo lo anterior yo creo que bien valdría la pena reflexionar sobre lo anterior si de verdad queremos que haya un cambio en nuestro país, menos promesas y más hechos. Tal vez cuestionar cuando alguien prometa algo que en fondo sepamos que difícilmente se llevará a cabo, preguntar a quién promete ¿Cómo, cuándo, con qué, con quién y para qué lo hará?, 5 preguntas básicas en toda administración y proyecto.

Obvio que para ello tendríamos que ser menos indolentes y participar activamente para poner freno a tanta condenada promesa que solo nos deja una sensación de “otra vez nos vieron la cara”

No dudo que los nuevos gobiernos hagan un gran esfuerzo por concretar resultados de sus promesas, hacer una revisión a fondo de aquello que prometieron revisar y llevar a cabo los cambios o acciones pertinentes para bien de sus representados.

…Nos leemos mas adelante