Vistas a la página totales

miércoles, 15 de julio de 2015

La Paz Baja California Sur, a 14 de Julio de 2015
Lo cotidiano de la corrupción
Por: Salvador Castro Iglesias
Correo electrónico: salcasis@yahoo.com.mx

¿Increíble no?, ahora resulta que el Chapo se escapó y nadie sabe nada, que si el túnel, que si salió caminando, que si esto, que si lo otro, al leer todos los comentarios vertidos en la redes sociales, me doy cuenta de que la corrupción es algo tristemente cotidiano es nuestro país.

Obviamente no deja de ser preocupante que el Chapo se haya escapado, pero para mí lo más que debería mortificarnos es saber que como siempre, no pasará nada, ni renunciará el tal Osorio, mucho menos el Presidente, y lo más seguro es que terminen metiendo al tambo a algunos funcionarios menores y san se acabó.

Por otra parte, leo cada día como oleadas de corrupción se permean en las redes, que si tal o cual funcionario se volvió rico de la noche a la mañana, que si Pemex ya valió chetos, que si la reforma Educativa solo les pondrá en su maraca a los maestros, que si el IVA a los tacos, tortas, memelas y demás.

A veces siento que vivo en un País virtual, ese en donde no pasa nada aunque pase y en el que los políticos modernos (pero con mañas viejas), se van enriqueciendo a costa del erario público y nadie hace o hacemos nada, vemos como literalmente saquean a México ante la mirada indiferente de nosotros.

Cada día que pasa nuestra moneda se desliza hacia el abismo, nadie da cuentas en que se utilizan nuestros recursos, un Presidente que hace oídos sordos a los reclamos de los ciudadanos, mientras alegremente se va de viaje a Europa con más de 400 funcionarios y lacayos, dejando de lado las necesidades más urgentes.

¿Será acaso que los Mexicanos somos corruptos por naturaleza?, ¿Qué solo nos interesa acumular riquezas, llegar a ostentar un cargo público con el único fin de enriquecerse olvidando la obligación de cuidar los dineros asignados y usarlos en beneficio de la sociedad, o despilfarrarlos a sabiendas que jamás serán enjuiciados por sus fechorías?

Caray amigos, en verdad es deprimente esto, veo como además los políticos y muchos funcionarios (con sus honrosas excepciones) se han vuelto cínicos, ejemplo de ello lo tenemos con lo sucedido en las pasadas elecciones, en donde el candidato del PRI Ricardo Barroso acusa a su contrincante Carlos Mendoza Davis de haber excedido los topes de campaña y resultó ser el quién se surtió a lo grande y no pasa nada, ¿Qué descaro no?, pero lo peor es que cómodamente regresará a seguir cobrando como Senador y que viva México.

Y así como ese tenemos todos los días muchos casos de evidente corrupción, que para tristeza se solapa por quienes dijeron cuidar de nosotros, Ministerios Públicos, Jueces, Funcionarios, etc. Y por supuesto que gran parte de la sociedad civil tenemos responsabilidad en ello. Nos quejamos, vemos las pruebas evidentes y no hacemos absolutamente nada.

Podría seguir escribiendo casos en los que es obvia la corrupción, del tal Romero Deschamps, del Ex Gobernador Marín, de las misteriosas desapariciones de los dineros del Ayuntamiento de Los Cabos, de la presa que se construyó solo para su beneficio el Gobernador Padrés, de los bienes que cínica y descaradamente le fueron devueltos al hermanito de Carlos Salinas de Gortari y así hasta el infinito y más allá, pero como siempre, sé que de nada servirá, a nadie o a muy pocos nos importa, mientras tengamos novelas, futbol y para las cheves en fin de semana seremos felices.

Bien dijo una vez Don Porfirio Díaz… “Pobre México, tan lejos de Dios y tan cerca de los Gringos.

… Nos leemos más adelante