Vistas a la página totales

miércoles, 20 de mayo de 2015

La Paz Baja California Sur a 19 de Mayo de 2015
La tolerancia
Por: Salvador Castro Iglesias
Correo electrónico: salcasis@yahoo.com.mx

Muchas veces escucho en charlas de café hablar sobre la tolerancia, todo va bien hasta que alguien decide que los comentarios no son de su agrado y comienza tratar de argumentar los suyos, muchas veces cargados de malicia o faltando a la verdad, solo por el hecho de no quedarse atrás y que los demás sepan cuanta sapiencia tiene.

Al escucharlo con calma, me doy cuenta que la gente habla por el simple hecho de hacerlo, decimos tal o cual cosa, pero pocas veces esas palabras son sustentadas en nada, no tienen fundamentos, el chiste es hablar.

Me fijo todos los días en las redes sociales, como algunas personas, escudadas en el anonimato, difaman, se burlan y hacen escarnio de otros seres humanos, con comentarios cargados de odio, de malicia y que buscan solo dañar la imagen de ellos.

No pocas veces he querido responderles pero luego recuerdo que hacerlo solo sería caer en su juego perverso, tomo aire y decido ser tolerante. Según el Blog “La tolerancia”, define  a este valor como “uno de los valores humanos más respetados y  guarda relación con la aceptación de aquellas personas, situaciones o  cosas que se alejan de lo que cada persona posee o considera dentro de sus creencias. Se trata de un término que proviene de la palabra en latín “tolerare”, la que se traduce al español como “sostener”, o bien, “soportar”.

A veces es difícil soportar o tolerar eso, pero también recuerdo que cada quién está en su derecho de decir lo que quiera, solo que debería ser fuera del anonimato, de frente y con argumentos, pero eso al parecer ya no sería divertido para esas gentes que queda muy claro no poseen ese otro valor que es el de la honestidad.

Curiosamente decimos que somos tolerantes, siempre y cuando no se metan con nosotros o nuestras ideas, que nadie nos juzgue aunque lo hagamos, que podamos decir o hacer lo que nos venga en gana mientras no nos confronten o nos juzguen a la vez.

¿Cuántas veces escuchamos u oímos comentarios de ese tipo?, ¿Cuántas salimos en defensa de los ausentes?, mejor desde la comodidad de nuestras mentes, dejamos que hablen, digan y denuesten a los demás, es más divertido ¿no?, amén que muchas de las veces también le agregamos algún comentario malicioso para hacer más grande el chisme.

En estos días de vorágine política definitivamente que sale a flote la falta de tolerancia, máxime si alguien dice algo de nuestro candidato, lo defendemos a capa y espada o contra atacamos con epítetos nada honorables sombre el otro candidato, Y a veces hasta afirmamos cosas insostenibles, solo por querer tener la razón.

Yo invito a la tolerancia, a ser más analíticos, a no dejarnos llevar por las pasiones electoreras, eso terminará pronto y nos quedaremos llenos de rencores que a nada llevan. Seamos tolerantes con las ideas de los demás, respetando su derecho a decir lo que piensan. Pero si debemos luchar por evitar dar credibilidad a los que escudados en un anonimato degradante, insultan y denuestan a las personas, que faltos de ética y valores, buscan destruir en lugar de construir, evitemos en lo posible leer esos comentarios y denuestos que a nada llevan y construyamos una mejor sociedad en beneficio de todos.


… Nos leemos mas adelante