Vistas a la página totales

sábado, 7 de diciembre de 2013

:: Del YO al NOSOTROS
 por Uriel Eduardo Santana Soltero número 672 – 7 de diciembre de 2013

Con la enorme satisfacción del deber cumplido, así puede presentarse ante su creador, un ser humano ejemplar como Nelson Mandela. 95 años de vida útil; más que para él mismo, para tantos por quienes hizo algo en este mundo.
Una larga vida, a pesar de todo. Porque hubo muchos que intentaron acabar con él, de la forma más artera y arbitraria: privándole de la libertad durante 27 años, y hasta de lo más elemental para poder sobrevivir.
"Invictus" es el nombre de una épica historia de Mandela, convertida en extraordinaria película (actuada magistralmente por Morgan Freeman y Matt Damon; y bajo la sensible dirección de Clint Eastwood), cinta que resalta algunas de las innumerables cualidades que tuvo. Pero sobre todo, de tres conductas o actitudes que evidencian la profunda huella de su pasión y compromiso, como gobernante de su amada tierra: su indiscutible liderazgo; el gran amor por sus semejantes, con un claro concepto de equidad; y su incansable lucha contra la discriminación.
2
El título de “Invictus” –cuentan por ahí– se deriva de un hermoso poema del inglés William Ernest Henley, versos de cabecera de Nelson Mandela durante su prolongado e injusto encarcelamiento:
“Más allá de la noche que me cubre, / negra como el abismo insondable, / doy gracias a los dioses que pudieran existir / por mi alma inconquistable. // En las azarosas garras de las circunstancias / nunca me he lamentado ni pestañeado. / Sometido a los golpes del destino / mi cabeza está ensangrentada, pero erguida. // Más allá de este lugar de cólera y lágrimas
/ donde yace el horror de la sombra; /
la amenaza de los años / me encuentra, y me encontrará, sin miedo. // No importa cuán estrecha sea la puerta, / cuán cargada de castigos la sentencia: / soy el amo de mi destino; / soy el capitán de mi alma”.
¡Seamos felices, por favor!, siguiendo la indeleble huella de Nelson Mandela, para llevar a nuestro entorno, nuestra comunidad y nuestro país, y con ellos al mundo entero: del YO al NOSOTROS. Para, como él: nunca olvidar el pasado, al tiempo que nos reconciliamos con una realidad sustentable y congruente de vida.
urieless@gmail.com urieless@iCloud.com