Vistas a la página totales

martes, 23 de abril de 2013

Informe sin críticas


Por Raymundo León Verde

La ausencia de manifestaciones masivas en contra de Marcos Covarrubias Villaseñor en la presentación de su segundo informe de gobierno da una lectura clara del grado de conformidad que existe entre la población hacia la actual administración estatal.
No faltará quien diga que el día y la hora del informe no eran propicios para las manifestaciones, que prevalece una gran apatía entre los paceños hacia este tipo de eventos o que no es un año de elecciones, pero lo cierto es que no hubo motivos ni pretextos para el reclamo, no en contra del gobierno de Covarrubias.
Los únicos que hicieron ruido el pasado 15 de marzo afuera del teatro de la ciudad, sede del evento encabezado por el gobernador del estado, fueron algunas decenas de profesores disidentes de la sección tercera del SNTE contra la reforma educativa, un tema de índole nacional que escapa a la competencia estricta de la administración estatal.
¿Están conformes los sudcalifornianos con la forma de gobernar de Marcos Covarrubias hasta ahora?, si se toma en cuenta la reacción de la gente en sus primeros dos informes, yo diría que sí y si alguien no lo está al menos no encuentra la justificación ni el eco suficiente para hacer un reproche colectivo.
El informe entregado a los diputados locales y el mensaje emitido a la población dan cuenta de los avances logrados en los últimos doce meses en materia de desarrollo social, infraestructura y economía.
Se puede afirmar que los avances en un gobierno son algo normal, es más una obligación, porque ningún gobernante se puede quedar sin hacer nada, sobre todo contando con recursos públicos; sin embargo, aquí el asunto es de matiz, pues hay de avances a avances y las comparaciones son odiosas, pero un termómetro estupendo para medir las distintas administraciones.
Y en ese sentido no se pueden escatimar méritos al trabajo realizado por Marcos Covarrubias Villaseñor, pues mientras otros gobiernos en dos años apenas se van acomodando, en su caso ha tenido que meter el acelerador, pues esa ha sido la exigencia de un periodo atípico en vista de que sólo será de cuatro años y medio y no de seis, y prácticamente ya está a la mitad.
Si hay algo que reconocerle al primer gobernador comundeño ha sido su dinámica de trabajo y su habilidad de gestión, pues antes de que asumiera la gubernatura ya se encontraba en la ciudad de México haciendo antesala con los secretarios de estado.
Por supuesto que Marcos Covarrubias encontró en sus primeros dos años las puertas abiertas de la administración federal por la coincidencia partidista con el ex presidente Felipe Calderón, pero ya otros gobernadores de Baja California Sur tuvieron esa oportunidad y no la supieron aprovechar, no en la medida que lo ha hecho Covarrubias.
Destaca en particular lo logrado en infraestructura en el último año en materia carretera, pavimentación de vialidades urbanas, el mejoramiento de recintos y campos deportivos, la construcción de dos centros de convenciones en Los Cabos y La Paz, de dos presas en Comondú y Los Cabos, y la modernización del puerto de Pichilingue, entre otras cosas.
Las circunstancias de la economía mundial también le han favorecido al gobierno de Marcos Covarrubias, pues a diferencia de su antecesor no ha tenido que lidiar con problemas como el de la influenza o la crisis inmobiliaria de Estados Unidos que tuvieron efectos negativos en la economía del estado.
El año pasado las lluvias y las heladas, fenómenos naturales inevitables, pusieron a prueba la administración del estado, pero en ambos casos salió avante. En el primero convirtió un problema recurrente en la oportunidad de contar con un programa de rehabilitación sin precedentes tanto por su amplitud como por su calidad, y en el segundo, la federación entró oportunamente al quite. Con todo y heladas la producción del campo creció 10 por ciento.
Cierto que faltan muchas cosas por hacer porque la propia dinámica de crecimiento poblacional así lo marca aquí y en China, mientras más habitantes hay obvio es que se requieren más hospitales, más escuelas, más pavimentos, más casas, es una condición inevitable de una sociedad en crecimiento permanente, pero los datos duros de lo hecho en un año ahí están, en los anexos entregados al Congreso y el resumen dado a conocer a la población en el teatro de la ciudad.
Aun en materia de seguridad y justicia se pueden señalar algunos asuntos heredados individuales pendientes y una preocupante incidencia de robos, pero Baja California Sur se mantiene como uno de los tres estados más seguros de México y el menos violento del país con 35 homicidios dolosos en 2012 en un universo de más de 20 mil a nivel nacional.
Podemos ver el vaso medio lleno o medio vacío, decir que hay un 90 por ciento de cobertura en salud o que falta un 10 por ciento por cubrir; que somos uno de los tres estados más seguros del país y el menos violento o que hay algunos crímenes o desapariciones por resolver; que se crearon nuevos empleos o que no están remunerados como se quisiera; por eso no se puede dejar a satisfecho a nadie, es una cuestión de percepción, pero desde la mía hay más aciertos que desaciertos, pues Baja California Sur hoy por hoy es uno de los estados donde mejor se puede vivir.
Usted o yo podemos decir si Marcos Covarrubias a dos años de su gobierno ha cumplido con las expectativas según como nos haya ido en la feria, son apreciaciones personales, pero en lo colectivo se debe reconocer que hay avances y no sólo en el aspecto físico, sino en la forma de gobernar, al menos en comparación con el gobierno anterior, con más sensibilidad para atender las demandas de la gente y un manejo más honesto y transparente de los recursos, pues hasta ahora no hay señalamientos de corrupción.
Hoy los cuestionamientos en torno al informe no fueron por el contenido ni por los resultados, sino por el formato, por el recinto y el operativo de seguridad. Eso ya habla por sí solo del actual trabajo de gobierno.