Vistas a la página totales

domingo, 3 de marzo de 2013

Los Hongos Rojos

“LOS HONGOS ROJOS” de: 

Salvador Castro Iglesias

Por: Ernesto Adams
En la tradición cuentistica de sudcaliforniana, el libro de “los hongos rojos” de: Salvador Castro Iglesias, tal vez, sea la primera narración larga de un cuento de hadas. Así considerado, porque posee todos los elementos y las características de esos relatos de la literatura universal. De acuerdo, con la definición que da a conocer la enciclopedia universal ilustrada europeo – americana, Madrid: Espasa – Calpe, 1915 – 1980, proviene de una “denominación genérica de las narraciones populares en las que intervienen personajes o incidentes maravillosos destinados a deleitar a los niños; por extensión se aplica el termino a todo relato imaginativo para niños. En los cuentos de hadas populares aparecen gnomos, sirenas, trasgos y duendes; los cuentos de la literatura moderna protagonizados por animales, juguetes, y objetos “humanizados” o por seres sobrenaturales que son fruto exclusivo de la fantasía del autor entran también en la categoría de“cuentos de hadas”.
Al darle una segunda lectura al texto, utilice la clasificación de Francisco Cubells Salas, sintetizada en el “cuadro comparativo de la literatura inverosímil”, por lo consiguiente, el cuento de: Salvador Castro Iglesias, entro a la clase de cuentos “maravillosos”, debido a los rasgos que encontré y que expongo ante el público lector:
El ambiente se construye en el ultramundo, dentro de las coordenadas del reino de los duendes, que permite su ubicación en una región de difícil acceso, casi inexpugnable; al oeste, se localizan las “montañas suspirantes”, en el norte, se encuentra el “bosque tenebroso”, del que nunca había vuelto nadie, hacia el este, limitaba con el “gran desierto” y en el sur, sus costas eran bañadas por el “mar de la esperanza”.
Si vemos el manejo del tiempo, el tiempo de los humanos tiene una cierta similitud con los tiempos mágicos, en estos últimos, a veces los lapsos de tiempo para obtener algún resultado son mas largos, por ejemplo; el mago Cosmelius y Drox, consultaron sobre el futuro del reino, para tal propósito, habían elaborado una infusión de una pasta cremosa de helechos que únicamente crecían junto con hojas de un raro arbusto cada 10, 000 años en las faldas de las “montañas suspirantes”.
Es valido el recurso de los personajes estereotipados, como en los cuentos clásicos de hadas; “pulgarcito” de Hans Christian Andersen, “blanca nieves” de los hermanos Grimm, “Alicia en el país de la maravillas” de Lewis Carrol, etc.… a este grupo pertenecen la princesa rebeca, victima secuestrada por ciclopes; el príncipe Alejandro, el naufrago protagonico; el mago Cosmelius, practicante de la magia blanca y la bruja Cleotilde que usa los artilugios de la magia negra.
Los personajes sobrehumanos estereotipados incluyen; el hada Celina, benéfica criatura fantástica reina del ultramundo y secuestrada por la bruja Cleotilde, y los duendes, pequeños “seres intermedios entre los espíritus y los hombres”, como son; Drox, Prunki y Kolio , este ultimo poseedor de una virtud excepcional, con el poder conocido en todo el reino de “el cosquillador de serpientes”.
No faltan los animales fantásticos, propios de esos cuentos: un monstruo espeluznante, la terrible serpiente Kura – Kura que alcazaba a medir hasta los 15 metros de longitud, habitante reinante del “mar de la esperanza”. Otro ser imaginario, la gigante ave Kril, los ciclopes Zim-Zim y Urki Drajul un esperpento entre el lobo y el oso.
Desde las primeras palabras del prologo, el autor reconoce el leif motiv de este tomo; “este cuento nace de la necesidad de creer que el odio y la maldad entre los humanos, serán, algún día, sustituidos por sentimientos de amor y bondad”
Un día Drux, descubre un velero maltrecho que se aproximaba lentamente a la orilla de la playa. La embarcación, solo había conservado un mástil de los tres que debieron sostener el velamen. Cuando lo abordo, en el puente de mando fue localizado un hombre que yacía sujeto mediante sogas al timón del barco. Parecía que despertaba después de participar en una batalla, pero, en realidad había sido atacado por una horrible serpiente de mar. La espada que portaba no había sido suficiente para defenderse y gracias a la oportuna intervención de Kolio, se salvo de una muerte segura.
Atracada la embarcación en el muelle, causo una enorme expectación entre los duendes, porque estos ciudadanos del mundo invisible nunca habían tenido a la vista un ser humano, el mago Cosmelius da ordenes a Prunki para que proceda el traslado del naufrago a un calabozo del castillo, allí mismo empiezan a buscar la curación de las heridas del desconocido, hasta la recuperación de su salud perdida.
En la campiña, los duendes se dedican al cultivo de los “hongos rojos “, unos vegetales importados a su territorio por el hada Celina. Dichos hongos poseían cualidades alimenticias especiales; su ingesta excitaba una poderosa imaginación, era imposible ocultar los efectos, los síntomas se manifestaban de tal manera, que la nariz bulbosa de los duendes tomaba un color rojo brillante. El principio activo generaba la armonía y la convivencia pacifica, que se disfrutaba a lo largo de todo el reino.
Sin embargo, de un tiempo para acá, el pueblo de los duendes sufría la larga ausencia del hada Celina, ellos ignoraban que los Urkis la habían secuestrado y la mantenían cautiva en la prisión de una torre de un tétrico castillo enclavado en una escabrosa montaña en los confines del “bosque tenebroso”.
Cuando instalaron el primer campamento comieron una parte de la provisión de hongos rojos y Alejandro experimento una felicidad que jamás había sentido. Cruzo las puertas del sueño, iniciando un viaje mental nebuloso, luego vio a una bella joven atormentada por cuatro monstruos de un solo ojo.
Enseguida el mago procedió a realizar un rito de protección de la vasija sagrada, conjurando los peligros de la contaminación para el mundo de los humanos, alejando el mal y las acechanzas de destrucción sobre el país de los duendes. Nuevamente en el fondo de la vasija aparecieron los retos que tendrían que sortear y las visiones de todos los seres malignos que pueblan el “bosque tenebroso”. Cosmelius le proporciona una pócima especial para repeler los olores venenosos de los Urkis y un anillo que emitía una luz desintegradora de los encantamientos de los espíritus de los bosques.
La lectura avanza a través de 17 capítulos cortos en fractales, exaltante. Produce un asombro increscendo conforme se va desenrollando la madeja del hilo conductor de la historia. Todo termina con la celebración de una boda principesca en medio de una fiesta que se extendió por cinco días.