Vistas a la página totales

viernes, 29 de marzo de 2013

El país de los sueños y las oportunidades


Por Ricardo Mancilla Rangel

Es común escuchar que los Estados Unidos de América es el lugar donde los sueños y las oportunidades se hacen realidad. No obstante, existe un país en América Latina que por su potencial de crecimiento y desarrollo en proceso las posibilidades se están volviendo amplias incluso para todos aquellos que no nacieron en ese país. 
Si pensó en Brasil se ha equivocado, pues se trata de México, que a pesar de la violencia vivida se ha convertido en una especie de tierra prometida para habitantes de naciones en crisis. Y Europa, pero sobre todo España se encuentra sumergida en una crisis que está obligando a sus jóvenes a dejar todo, irse y venir aquí.
Según documenta el periódico El País, en los últimos años se ha registrado lo que sería la más grande ola migratoria de españoles desde la Guerra Civil de 1939, toda vez que aquí han encontrado opciones seguras de empleo ante una tasa de 55% de desocupación juvenil, la 2da. más grande del Viejo Continente sólo superada por Grecia.
Apenas en octubre pasado el país ibérico registró una tasa de desempleo de 25% por 1ra. vez en su historia.  Uno de cada 4 trabajadores en esa zona  estaba en paro.
Muchachos, hombres y mujeres, que por dos años han buscado trabajo en su nación de origen lo han encontrado en México en tan sólo un mes cuando mucho en tres, con permisos en regla,  profesionistas que van desde economistas, arquitectos o ingenieros, emprendedores que instalan sus propios negocios a corto plazo.
Si bien muchos llegaron como turistas y posteriormente cambiaron su condición migratoria al encontrar empleo, ahora la Secretaría de Gobernación impuso nuevas medidas y si un extranjero quiere laborar aquí, debe salir del país y obtener un visado especial para retornar después ya con una oferta de trabajo o un proyecto en puerta. Es más burocrático, y siempre tardan un poco más, pero siguen llegando.
Lo preocupante de la historia es la oportunidad de empleo registrado en ciertas áreas en un México con un 5% de desempleo, un 30% de su población activa en el área informal y un número creciente de ni-nis que no ve un futuro muy claro.
Que no se malinterprete, los jóvenes extranjeros no vienen a quitarle el empleo a nadie, así como no lo hacen los mexicanos que viajan a EEUU. ¿Qué hacen? ocupar espacios disponibles en sectores que no han sido cubiertos y todo apunta al sector educativo que no está generando suficientes profesionistas para la oferta existente.
Sin duda es algo grave, toda vez que no somos un país con una población mayormente en retiro, sino por el contrario, pasamos por una etapa en que la generación en edad productiva es más grande que las demás, pero por lo visto, sin la suficiente especialización que requiere la industria y muchos servicios hoy en día, o peor aún, sin la calidad suficiente derivada de un cuerpo de miles de docentes lleno de vicios y plagado hasta el tuétano de deficiencias para enseñar.
En medio de la Reforma Educativa en curso, donde el SNTE se ha puesto en pie de lucha contra ella ante una evaluación obligatoria a los maestros, se prevé uno de los tantos y estériles enfrentamientos por mantener cotos de poder sin prever que el mundo sigue girando y que siempre habrá desde otras latitudes quien pueda y quiera hacer lo que por negligencia no podemos o no estamos aprovechando nosotros. 
El deseo de muchos mexicanos para 2013 es encontrar un empleo y para muchos de ellos se tomará en cuenta su nivel educativo. Pero si desde los primeros niveles no se fomenta la calidad, la desventaja para todos será latente y un inseparable lastre. Lo ideal es que México sea por mucho tiempo más un país de sueños y oportunidades, tanto para mexicanos como para extranjeros. Y eso no se cumplirá con un simple deseo de Año Nuevo.
Con estos antecedentes estamos obligados a hacer un examen de conciencia y ver si estamos preparados en estas latitudes para provocar un desarrollo equilibrado capaz de impulsar el crecimiento adecuado y en consecuencia construir las oportunidades que los jóvenes profesionistas necesitan para crecer y ser productivos.
Preguntarnos si el gobierno del estado está cumpliendo con la principal tarea de un gobierno responsable, “SER PROMOTOR DEL DESARROLLO”  o si solamente se está preocupado por generar trabajo y riqueza para los “amigos” del funcionario en turno.
Para cumplir adecuadamente con esa responsabilidad se requiere construir las bases para generar confianza y esperar las inversiones de la iniciativa privada, considerada la única posibilidad de tener trabajo economía y un sano crecimiento pues el gobierno no está obligado ni debe ser empleador ni generador de negocios sino por el contrario brindar las facilidades a la inversión privada para que se den los pasos seguros de fincar fuentes de empleo con salarios dignos.
Preguntarnos si el gobierno municipal cumple con su responsabilidad de facilitar los trámites y brindar con transparencia en el menor tiempo posible los servicios para que las inversiones se den con celeridad, o si solamente se vanaglorian a través de gráficas sin substancia en los medios de comunicación haciendo alarde del más mínimo acto de gobierno, descuidando el servicio y atención convirtiéndose en un embudo difícil de superar retrasando las inversiones y en consecuencia entorpeciendo la generación de empleos, sin darse cuenta que la primera instancia que influye en el establecimiento de nuevas fuentes de empleo es la administración  municipal  por encima del gobierno Estatal y Federal puesto que la mayoría de los trámites para iniciar un negocio recaen en las oficinas municipales.
Es necesario considerar que hay mucha competencia entre estados y entre ciudades por captar inversiones que mejoren la economía local y debemos estar preparados y mentalizados positivamente para poder enfrentar esa competencia, no es casual el anuncio de armadoras e industrias productoras de trasmisiones en Aguascalientes con miles de empleos bien pagados, es debido a ventajas comparativas que observaron los inversionistas. Estamos  obligados a crear esas ventajas y condiciones para que la inversión ponga sus ojos en Baja California Sur y dejar de lado actitudes y acciones con miras electoreras siendo comparsa de las mentiras,  la mala fe y los intereses mal sanos  de los ecologistas que se oponen a la minería, que se oponen  a todo y los políticos y gobernantes no se atreven a contradecirlos por miedo a los votos de sus futuras pretensiones aun sabiendo que esos falsos salvadores mienten atendiendo intereses meramente económicos personales y no los asiste la razón.
Tendremos que tener claro la necesidad de crear un círculo virtuoso compuesto por CONFIANZA - inversión - empleo- economía -  satisfactores cumplidos - paz y tranquilidad social -  CONFIANZA este círculo virtuoso termina y da inicio  cíclicamente con la confianza y el único obligado a generarla son los gobiernos con sus acciones, calidad y celeridad del servicio, eficiencia y eficacia en todo su actuar.
Reflexionemos seriamente en estos factores, exijamos a las autoridades que cumplan con su responsabilidad y colaboremos responsable y respetuosamente con nuestros gobernantes sin importar si votamos  o no por ellos y coadyuvar para que sucedan cosas positivas y atraer inversiones a esta bello estado con todas sus posibilidades y noblezas con que cuenta, reconocer que esas bondades por sí solas no significan nada sin alguien que arriesgue su economía y le apueste a Baja California Sur, de otra forma quedaremos relegados del crecimiento del país a pesar de la buena voluntad del nuevo gobierno federal.