Vistas a la página totales

miércoles, 13 de febrero de 2013

Decreto de Lázaro Cárdenas no genera incertidumbre en La Paz: Cemda



Por Raymundo León Verde



Su aplicación en Paraíso del Mar y Entre Mares no ponen en riesgo otras inversiones



La incertidumbre que genera entre los inversionistas el decreto publicado por el gobierno federal en 1938, el cual cataloga una gran parte de la ciudad de La Paz como zona protectora forestal vedada, “es hipotética y alarmista”, pues ahí están los proyectos que van desde el fin del malecón hasta la playa El Coromuel, de tal forma que todos los proyectos viables en la capital de Baja California Sur tienen buen fin, expresó el representante del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), Agustín Bravo Gaxiola.
“Decir que si el decreto resultó aplicable para Paraíso del Mar y Entre Mares, entonces toda la ciudad corre riesgos es totalmente delirante, es como creer en el coco, un absurdo”, expresó.
Explicó que si el Cemda invocó el decreto de Lázaro Cárdenas, entre muchos otros argumentos para impugnar los proyectos de El Mogote, fue porque ahí subsisten condiciones de gran valor ambiental, pues es una barra de arena con un equilibrio muy frágil, donde la vegetación juega un papel importante dentro de la dinámica del proceso playa dunas.
“Lo que nosotros buscamos fue su aplicación exclusivamente para El Mogote, ya que tenga una aplicación más amplia hacia el resto de La Paz es otra historia y el Cemda en  momento alguno está haciendo el señalamiento, sobre todo porque la mayor parte del  resto del polígono ya no tiene condiciones de suelo forestal y por lo tanto el decreto no podría aplicarse”, explicó.
Bravo Gaxiola dijo que el hecho de que el decreto de Lázaro Cárdenas haya pasado desapercibido durante tantas décadas, es un tema de ignorancia culposa, ignorancia de lo que por obligación se tenía que saber y en la cual son corresponsables la Semarnat, la Conanp, la Profepa, el gobierno del estado, el municipio de La Paz y los adquirientes de los predios para desarrollar proyectos turísticos.
Puntualizó que el decreto puede ser derogado, recategorizado o disminuido en su extensión, recordando que las modificaciones que se hicieron a la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente en 1996 precisamente incorporaron un artículo transitorio para llevar a cabo esto en todos aquellos decretos históricos.
Mencionó que no sería el primer decreto que se modifica, pues hay desarrollos que con más diligencia lo han hecho como es el caso de Puerto Los Cabos que para construir su marina promovió una modificación al programa de manejo del área natural protegida de San José del Cabo.
Reconoció que para la construcción de las plantas de la Comisión Federal de Electricidad, de Pemex, y los proyectos turísticos que están sobre la costa a partir del final del malecón debería haberse dado primero una recategorización del decreto.
Señaló que en algunos casos habría vicios en las autorizaciones que se concedieron, pero hay que tener en mente que el estado de derecho está en construcción y tampoco hay que alarmarse mucho, pues así como el decreto no ha sido respetado tampoco se ha hecho con el PDU y no se ha promulgado el Programa de Ordenamiento Ecológico de La Paz.
El centro de convenciones de La Paz no tiene problemas
Bravo Gaxiola aclaró que el Cemda no tiene ningún interés en invocar el decreto de 1938 para detener la construcción del centro de convenciones de La Paz que de acuerdo a la declaratoria queda dentro del polígono protegido.
Explicó que lo que ellos hicieron en su oportunidad fue alertar al gobierno del estado sobre las inconsistencias de la manifestación de impacto ambiental, las cuales fueron atendidas por las autoridades.
Precisó que mientras Paraíso del Mar no restauró el estero Enfermería como fue su compromiso con la Semarnat como medida de compensación por la deforestación de una hectárea de manglar en El Mogote, el gobierno del estado sí asumió la tarea, por lo que la idea es abrir de nuevo la boca del estero, tapada por la construcción de la carretera,  para que haya un flujo libre de agua.
Expresó que no se puede comparar el caso de Paraíso del Mar con el centro de convenciones, pues este proyecto no implica la remoción de manglar y si respeta la franja de protección de 100 metros de ese tipo de vegetación.
Puntualizó que durante meses intentaron hablar con funcionarios del gobierno del estado para decirles que la obra se podía hacer, pero que lo hicieran bien, al final presentaron una MIA que no estaba correcta, se les hicieron las observaciones para que la cambiaran y con mucha sensibilidad el gobernador Marcos Covarrubias y la Coordinación de Desarrollo Sustentable del estado lo hicieron.
Puntualizó que la MIA del centro de convenciones ya está aprobada por la Semarnat y la construcción está en marcha.
Expresó que el Cemda está abierto al diálogo con los promoventes de los diversos proyectos y tiene una excelente relación con muchos sectores de La Paz, pero por la razón que sea no la hay con la Asociación de Empresas Hoteleras y Turísticas (Emprhotur).
Precisó que mucha de esa relación depende de las agendas compartidas, pero hasta el momento no es de su conocimiento la agenda de Emprhotur, la cual no sólo se limita a promover en el aire La Paz: “Una agenda es algo serio, con objetivos puntales de qué se va a buscar y qué se va a hacer” como la que tiene el Cemda para el periodo 2012-2018, que incluye 40 puntos para la sustentabilidad.
Agustín Bravo indicó que el decreto de Lázaro Cárdenas no hay que dejarlo así, pero tampoco derogarlo, por lo que su modificación debe hacerse con base a lo que quiera la sociedad en su conjunto.
Mencionó que el trámite para derogar o cambiar el decreto es relativamente sencillo, se presentan los argumentos y estudios por parte de la Conanp al secretario del Medio Ambiente y una vez que está listo lo turna a la presidencia que toma el acuerdo y procede.
“No es algo complicado, se puede hacer, tampoco es un gran gasto, así como hay organizaciones que buscamos el desarrollo sustentable del país y pudimos promover el decreto de Balandra con menos recursos que el gobierno, el municipio o los socios de Emprhotur que tienen interés en garantizar la inversión, ahí tienen la puerta abierta, no es física cuántica”, concluyó.