Vistas a la página totales

viernes, 11 de enero de 2013

Subsidios inmensos, entre las causas de la depredación de los mares


El sector pesquero mundial recibe 30 mil mdd al año

Por Raymundo León Verde

El consejero económico en la Misión Permanente de México ante la Organización Mundial del Comercio, Carlos Enríquez, dijo que ante el agotamiento de los recursos marinos en el planeta, los países integrantes de ese organismo deben fortalecer las disciplinas de los subsidios a la pesca y analizar cuáles son sus efectos sobre el sector en la parte ambiental.
En el marco del taller sobre subsidios al sector pesquero organizado por la Fundación Mundial de la Naturaleza (WWF sus siglas en inglés), celebrado en La Paz a finales de noviembre, el consejero precisó que actualmente existe una sobreexplotación del 80 por ciento de las pesquerías, mientras los distintos países otorgan la inmensa cantidad de 30 mil millones de dólares anuales al subsidio de este sector a nivel mundial, por lo que se debe revisar el impacto que esto tiene en la parte ambiental además del impacto significativo que ya tiene en las distorsiones comerciales.
“los gobiernos tienen el compromiso de buscar soluciones, lamentablemente el tema de los subsidios a la pesca está sujeto a otros temas ajenos al sector, pero que van dentro de este paquete de disciplinas que se están negociando en la Ronda de Doha”, expresó.
Mencionó que la Ronda de Doha data del 2001 y el mandato de negociación en materia de pesca del 2005, pero hasta la fecha no se ha llegado a un acuerdo porque el sector como tal implica muchos actores e intereses, de manera que las soluciones no pueden ser únicas ni mágicas para restablecer los recursos pesqueros.
Puntualizó que “estamos en un espacio crítico, en un punto de inflexión donde los países pueden optar por una disciplina ficticia hacia las subvenciones a la pesca o establecer disciplinas reales”.
Explicó que México está a favor de esto último, es lo que ha posicionado ante la OMC, el contemplar el problema de fondo, un problema que es interdisciplinario y que requiere una mejor coordinación entre las autoridades competentes de los distintos niveles de gobierno.
Expuso que los subsidios actuales a la pesca a nivel internacional son muy altos, de cuatro mil millones de dólares anuales en China y de dos mil millones de dólares al año en Estados Unidos, Canadá, Japón y la Unión Europea.
Los argumentos para tales subsidios, mencionó, son diversos, van desde buscar hacer competitiva la industria pesquera hasta el combate a la pobreza.
Precisó que en México los subsidios a la pesca, en los combustibles fósiles y otros aspectos, son de 70 millones de dólares al año, nada comparado con los países mencionados, pero expuso que al final no es una justificación, indicando que lo que se debe buscar es como disciplinar a los países que integran a la OMC y hacer que cumplan con las disciplinas.
“La OMC da un foro de negociación para establecer las disciplinas, un foro sobre el cual se van a revisar, resolver las diferencias y establecer las sanciones que haya lugar, lo que hay que buscar es cómo vamos a lograr que todos los países se sumen a ese esfuerzo”, indicó.
Recordó que la OMC viene de 1994 una época donde sólo se habían establecido disciplinas orientadas a la parte comercial, no estaba la parte de la sustentabilidad de los recursos, por lo que “eso es lo que nos lleva ahora a reconocer que hay un problema ambiental y que las disciplinas tienen que evolucionar para atender esa problemática”.
“Si la pregunta hoy es por qué no se hace, es porque no hay disciplinas necesarias para evaluar la parte ambiental, sí hay para la parte de la distorsión comercial, y en este caso los gobiernos pueden recurrir a reglas establecidas, pero no en la parte ambiental, no están diseñadas para eso”, concluyó.