Vistas a la página totales

viernes, 11 de enero de 2013

Innovación y vinculación, agenda de EPN en ciencia y tecnología: Sergio Hernández


Por Raymundo León Verde/Director de la revista Ejecutivos

El presidente del Consejo General Consultivo del sistema de centros Conacyt, Sergio Hernández, dijo que queda claro que la agenda del presidente Enrique Peña Nieto en materia de ciencia y tecnología está centrada en los temas de innovación científica y vinculación, tanto por el sistema nacional de emprendedores como por la intención de crear una agencia nacional de innovación, es decir, “todo apunta a que la ciencia sirva para algo”.
En conferencia de prensa, el también director del Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (Cibnor) dijo que el objetivo del nuevo gobierno es pasar de una inversión en el área de ciencia y tecnología del 0.4 por ciento al uno por ciento del PIB, lo que implica pasar de 38 mil millones de pesos a 90 mil millones, “jun mundo de dinero” que teóricamente se tiene que ver reflejado en la productividad científica del país.
Hernández, quien asumió el 6 de diciembre la presidencia del Consejo General Consultivo del sistema de centros Conacyt, cargo que desempeñará al menos por un año, dijo que su nueva responsabilidad implica la coordinación de esfuerzos de un sistema con cobertura nacional que cuenta con 27 centros de investigación y tiene presencia en 50 ciudades del país.
Destacó que después de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) son el sistema más grande del país en temas clásicos como la formación de recursos humanos de alto nivel y la producción científica dura.
“Somos 27 centros a nivel nacional donde laboran 7 mil 500 personas entre investigadores, trabajadores administrativos, de apoyo y técnicos. Atendemos a 5 mil estudiantes de posgrado, estamos muy concentrados en la formación de maestros y doctores, contamos con más de 1,500 proyectos de investigación de carácter nacional y atendemos a 12 mil empresas”, precisó.
Dijo que su principal reto en la presidencia del Consejo de los centros Conacyt es darle visibilidad a este sistema, pues a pesar de su importancia, todavía se conoce poco a nivel nacional.
“Para mí es fundamental el tema de visibilidad porque en la medida que seamos más visibles el Estado nos va a tomar más en cuenta, ahorita en este momento es muy importante presentar tres o cuatro proyectos a nivel nacional  que sean transversales a todos los centros de investigación, por ejemplo en temas como el agua y la energía renovable, que pueden ser abordados por todos los centros o la mayoría, queremos ser la herramienta del estado mexicano para resolver los grandes temas nacional”, indicó.
Expresó que el presupuesto que manejará el sistema para el próximo año presentará un incremento del 13 al 14 por ciento con relación al del 2012, indicando que lo justo es que este aumento rinda cuentas, reflejándose en la formación de recursos humanos, pero también en la innovación científica.
Mencionó que el sistema Conacyt, a través del subsistema de tecnológicos está fuerte en temas como la aeronáutica, la industria automotriz y materiales para Pemex; el subsistema de ciencias sociales en pobreza, migración y políticas públicas; y el subsistema científico en agricultura, pesquerías, electrónica y óptica.
Esa es la ventaja del sistema de centros Conacyt, que maneja temas muy diversos, puntualizó.
Dijo que el esfuerzo del Conacyt con la instalación de nueve oficinas de patentamiento y de transferencia de tecnología en igual número de centros de investigación, entre ellos el Cibnor, así como los fondos de innovación permitirán al sistema que las investigaciones se traduzcan en generación de empresas y empleos.
Sergio Hernández consideró que el sistema tiene diversos retos, pero uno de los principales es convencer a las comunidades científicas mexicanas a dar el salto hacia la transferencia de tecnologías y no quedarse nada más con el artículo científico.
Expresó que esto es parte del paisaje común de países como Estados Unidos y Alemania donde los científicos no sólo se quedan en el conocimiento, sino se asocian y transfieren, indicando que “ahí está el gran rezago y el reto para los 18 mil investigadores de México”.
Reconoció que los científicos mexicanos se encuentran actualmente en una zona de cierto confort, generando artículos científicos que son muy valiosos, pero ya el gobierno mexicano y el legislativo se pusieron a cambiar la ley de ciencia y tecnología y ahora los investigadores comienzan a descubrir que la ley los protege y los impulsa, por lo que “hay que dar ese gran paso que es innovar y vincularse con las empresas”.
Puntualizó que hoy los científicos extranjeros dominan las patentes mexicanas, unas 7 mil al año, una cantidad reducida si se compara con la de Japón, donde se producen 90 mil patentes en el mismo periodo.