Vistas a la página totales

lunes, 3 de diciembre de 2012

Adiós al 2012


Por: Salvador Castro Iglesias
Correo electrónico: salcasis@yahoo.com.mx

            Bueno este año 2012 está próximo a llegar a su término, un año complicado para nuestro País en el que hemos visto elecciones Presidenciales muy reñidas, en un ejercicio democrático que si bien no satisfizo a algunos y no fue del agrado de otros, es lo que como Mexicanos hemos logrado desarrollar hasta el momento.

            Despedimos a un Presidente que se va rodeado de críticas, aciertos, errores y que fue distinguido por emprender una guerra sin cuartel contra el narcotráfico que definitivamente causó un número impresionante de muertes.

            Sin embargo considero que hacer leña del árbol caído no nos llevará a ninguna parte y que si bien la historia será la que tenga la última palabra, también el ahora ex presidente Calderón tuvo grandes aciertos, nos deja un país estabilizado en lo económico cuando las grandes potencias del mundo están en serios problemas, con niveles de desempleo espantosos, economías quebradas, problemas sociales y graves diferencias entre ellos mimos.

            El ex Presidente Calderón llega a su mandato cuestionado severamente por la Izquierda de este País, con mil problemas para hacer llegar a las Cámaras de Diputados y Senadores para aprobar las reformas energéticas, laborales y de Estado que nunca fueron apoyadas por los mismos Diputados y Senadores que ahora le dan la espalda.

            También este año se va llevándose consigo un País que no cree en las Instituciones ya que a pesar de que hubo alternancia en los Poderes, seguimos actuando de la misma forma que hacer 80 años y no se ha dado el cambio que esperamos para que nuestro México avance hacia el futuro.

            Políticos que han medrado y saqueado las arcas sin importar el color de sus partidos, servidores públicos detentando el poder sin ver las necesidades del pueblo, gastando alegremente los dineros del pueblo en acciones que ellos consideran importantes pero sin tomar en cuenta la opinión del él y sin rendir cuentas claras sobre el destino de ellas.

            Se nos va el 2012 dejando en el tintero graves problemas como el desempleo, la pérdida alarmante del poder adquisitivo de nuestra moneda que cada alcanza mas para adquirir los bienes y servicios básicos tales como luz, agua potable, alimentos, educación y servicios de salud.

            La clase media bajando estrepitosamente mientras la baja sigue a la baja, con miles de profesionistas bucando trabajo o de plano ingresando al comercio informal por no tener acceso a empleos bien remunerados.

            Un clase política engordando las ya de por sí abultadas nóminas de Estados y Municipios, aislados de la realidad en su burbuja de cristal en donde todo está bien aunque no lo esté.

            Una lucha encarnizada por tener el poder a toda costa olvidando el principio básico de que el poder lo otorga el pueblo y el pueblo debería de quitarlo, pero que en una apatía y falta de liderazgos reales no se lleva a cabo por miedo o conformismo, pensando mejor que con chance y el nuevo Presidente, Gobernador o Presidente Municipal nos sacará de nuestras miserias, con una chambita para mi o mi familia y los demás que se amuelen.

            Este 2012, en lo que a mi toca, me deja la experiencia de haber sobrevivido a duras penas, con ingresos tan ajustados que pienso si estaré también bajando a otra clase social y no tengo de donde agarrarme para no caer mas abajo.

            Fue un año complicado en verdad, pero también de grandes satisfactores como el seguir creyendo que sigue valiendo la pena hacer lo que hago, que a pesar de las circunstancias adversas pude realizar mi trabajo todos los días y que muchos lo reconocieron.

            También Dios me concedió la oportunidad de recomenzar mi relación con una persona maravillosa que está a mi lado a pesar de todo lo anterior, metiéndole ganas y sin arrendarse ante las penurias económicas por las que pasamos, gracias a ti mi Gordis por estar conmigo y creer en lo que hago.

            Gracias a todos aquellos que a pesar de todo siguen leyendo mis colaboraciones aunque no siempre coincidan con lo que escribo, pero que al fin de cuentas es un punto de vista mas de alguien que cree que podemos remontar no solo este 2012, si no muchos mas y podremos dejar a nuestras generaciones venideras un mejor País.

Les deseo un 2013 lleno de bendiciones y que Dios les de todo aquello que se merezcan

            Nos leemos mas adelante …