Vistas a la página totales

jueves, 12 de abril de 2012

¿Qué soy?

La Paz Baja California Sur, México a 11 de Abril de 2012

Por: Salvador Castro Iglesias
Correo electrónico: salcasis@yahoo.com.mx

¿Qué soy?... me preguntó hace ya muchos años un compañero de trabajo cuando por esas cosas del destino, me encontraba yo regenteando un restaurante propiedad de un buen amigo allá por la zona de los cabos.

El restaurante en cuestión se localizaba en una playa cerca de San José del Cabo y como era temporada de baja ocupación, la afluencia al mismo era mas bien escasa, así que cuando arribaba algún comensal salíamos presurosos a atenderlo, confiando en que si el servicio y la comida que le brindaríamos fuera de su agrado, nos dejaría un buena propina.

Una de los artilugios que utilizábamos para hacer mas atractivo el servicio, era ponernos algunos atuendos tales como bigotes tipo Pancho Villa, sombreros de palma enormes y algunos jorongos (todavía no sé porque carajos a alguien se le ocurrió esa retrógrada idea), pero en fin ahí andábamos disfrazados como un mal remedo de los guerrilleros Revolucionarios, tratando de sacarle una sonrisa al comensal y a su pareja.

Recuerdo bien que llegó una pareja de Norteamericanos del Estado de Texas, y a simple vista se veía que eran clase alta debido tal vez al brillante reloj de oro macizo del caballero y al enorme collar de joyas de su femenina acompañante.

Al verlos entrar, mi compañero decide ponerse el bigote mas estrafalario que había en nuestro guardarropa y el sombrero más grande con que contábamos y sin decir más ni menos, se acerca a ellos y les presenta el menú.

El Norteamericano se le queda viendo y en un escaso español le pregunta ¿de que ser tu disfraz?... Mi compañero voltea y me grita…¡Salvador¡ …¿Qué soy?... Yo me le quedo viendo y le contesto… ¡Un imbécil! …

Esta anécdota viene al caso ya que de un tiempo para acá, veo muchos casos de gentes que aparentan ser algo que en nunca serán, y no escribo esto para molestar a nuestros insignes políticos (que por millonésima vez salen a las calles a intentar vendernos el mismo cuento de sus honestidades, su calidad moral, etc.). Hablo de aquellas personas que vemos diariamente diciendo lo maravillosos y geniales que son, lo brillantes que son sus mentes prodigiosas y como ellos si saben y los demás… son unos pelmazos, papanatas y solo ellos tienen la verdad absoluta.

Que si perdió el América… Claro, si hubieran puesto en la delantera a fulanito de tal hubieran metido 577 goles… Que si el tal Salvador (si ese del Ola TV) fuera tan listo como ellos, ya de seguro tendría al menos 15 programas diarios, tres programas de deportes, 2 novelas y 6 noticieros.

Que si ellos fueran los Candidatos elegidos para estas próximas elecciones, harían tal o cual cosa y el pueblo los amaría hasta el paroxismo. Pero que cosa tan curiosa eso lo dicen cuando toman café (la verdad nunca he entendido esa extraña conexión entre el café y el cerebro), pero en fin ellos son expertos en destrozar ideas, mejorar todas las burradas (que sin lugar a dudas cometemos muchos pero que para la gente positiva se llama aprendizaje), y ahí los tenemos dale que dale a la crítica y ya.

Cada día que pasa veo casos como el que arriba describo, mas en las redes sociales (Facebook y twiter) en los que el descalificativo sin ton ni son es la mera neta y nadie (o muy pocos) aportan ideas o recomendaciones o experiencias o algo que ayude a esos pobres que osaron hacer algo que ellos no se han atrevido a hacer por no se yo que.

¿Qué soy? me repito una y otra vez, tal vez solo soy un ser humano que no se doblega ante los comentarios ponzoñosos ni las malas vibras, y que solo pretende hacer algo diferente y tal vez eso se lo que cause escozor.

Soy un ser vivo (lo juro en verdad), Homo Sapiens (dicen los que si saben), o tal vez soy esa nueva clasificación que está de moda… Homo Habilis (eso como que suena mejor ¿no?), Habilis, viene de habilidad y es lo que distingue a los que hacen cosas y no a aquellos que dicen que hacen pero no hacen (eso pues).

¿Qué somos los Mexicanos? ¿Una raza jodida?, con el corazón en la mano quiero creer que no. Pero cada vez que leo, escucho, veo a una bola de cretinos insultando al Presidente de nuestro País, alabando el regreso de un Partido que no evolucionó, criticando cualquier cambio solo por el hecho de criticarlo, juzgando a los demás solo por deporte o para no parecer incultos; eso no deja de dolerme.

Que si el Gober inaugura tal o cual obra, claro como él no la hizo con recursos propios (como si el Estado fuera autosuficiente y los impuestos que aporta fueran nada), ahhh pero el Gober es Azul y no… pos no sirve.

Que si el Delegado de tal o cual dependencia informa de algún beneficio, de bolada salen los expertos en opinión de café a darle duro aduciendo mil y una excusas para denostarlo porque él no sabe…ellos si.

Ya ni hablar de los candidatos, ninguno nos gusta, todos son malosos, maleantes, pecaminosos, ladrones, pillos y demás epítetos que aplicamos a discreción caiga quién caiga ¿a poco no?.

Claro que también nuestros políticos tienen su velita en el entierro y muchos de ellos se merecen ser quemados a fuego muy lento y con leña verde de pirul por ser tan malandrines, pero el hecho es que a los Mexicanos nada nos gusta, bueno aparte del tequila, el whisky, las chela, las chicas, los puentes, las vacaciones, las excusas, los créditos en Elektra, en la Coppel (para tener de quién hablar mal cuando nos vayan a cobrar por falta de pago) y mil cosa mas.

Ay que rico así somos los Mexicanos, pero ni se atreva alguien a faltarle el respeto a nuestra Virgencita de Guadalupe porque se les arranca, o que algún extranjero diga o comente algo sobre nosotros (que por lo general es cierto), porque se le arranca y pa´ juera de nuestra querida Patria.

Creo en verdad que va siendo hora que entendamos lo que para bien o para mal muchos Países van comprendiendo… Todos vivimos en un solo planeta llamado tierra y todos por resultado somos terrícolas. Vivimos en el Mexicanos, Rusos, Norte Americanos, Japoneses, Chinos, Europeos y todos somos descendientes de la misma rama (como los simios), así que para que tanto brinco estando el planeta tan redondo, cada vez que criticamos a alguien que está partiéndose el alma por salir adelante, nos criticamos a nosotros mismos por no salir a partirnos el alma .

Dejemos de resolver nuestros gravísimos problemas escudados en una taza de café y salgamos a la calle a ver que podemos hacer y aportar para que este país no quede en manos de esos que criticamos y que por no haber hombres y mujeres con pantalones y valentía, se irán apoderando de nuestros ideales y los de nuestros hijos.

La lucha que algunas personas llevan a cabo todos los días por hacer valer esos valores tan llevados y traídos por muchos, es no solo admirable, es un grito desesperado de alguien que prefiere sufrir el oprobio y el escarnio de seres sin valor a permanecer sentados tomando una taza de café, diciendo lo que se debe hacer.

Vayan mis sinceros respetos para Martiza Muñóz, mujer con pantalones que se plantó porque sabe como muchos, que la verdad aunque se oculte siempre estará ahí y ella es prueba de ello.

No soy verde, ni azul ni rojo, solo sé que México y Sud California necesita hombres y mujeres como ella, que a riesgo de perderlo todo asumen su responsabilidad histórica con su gente, sus valores y sus creencias no se doblegan ante nada por defender aquello en lo que creen… Ella es.

Nos leemos mas adelante…