Vistas a la página totales

domingo, 3 de julio de 2011

Primeros oaxaqueños en las Californias

Por Eligio Moisés Coronado
Durante varios años a la fecha, una apreciable cantidad de compatriotas originarios del estado de Oaxaca se han integrado a Baja California Sur con su trabajo, cultura, historia y tradiciones que, sin perjuicio de su paulatina integración a la identidad y los afanes propios de la Sudcalifornidad, han venido a enriquecer la productividad, la cultura, la historia y las tradiciones de Baja California Sur. Con ellos y muchos otros mexicanos provenientes de diferentes entidades de la República es que nuestra tierra construye su presente y porvenir, tal como colaboraron en poner los cimientos de la historia californiana los primeros oaxaqueños:

Hernán Cortés Pizarro (1485-1547), conquistador español de México en 1521. Como consecuencia de su viaje a España en 1529 obtuvo del rey Carlos I (V de Alemania) el título de marqués del Valle de Oaxaca y el gobierno sobre los futuros descubrimientos en el mar del Sur u oceano Pacífico. Regresó a México en 1532 y preparó sus expediciones. Cuatro de las primeras fracasaron y personalmente capitaneó la quinta, al término de la cual llegó el 3 de mayo de 1535 al puerto y bahía nombrado Airapí por los guaycuras, y que el extremeño denominó “de la Santa Cruz”, donde hoy se asienta la capital de Baja California Sur.
Sebastián de Sistiaga era natural de Teposcolula, Oaxaca, donde nació en 1685. De 17 años de edad ingresó al noviciado jesuítico, y a los 27 fue ordenado sacerdote en Puebla. Enviado a California recibió adscripción a Santa Rosalía de Mulegé; recorrió la costa peninsular en busca de buenos puertos; fundó con el padre Luyando la misión de San Ignacio Kadacaamán. Fue visitador de las misiones californianas. Pasó a la casa Profesa de México, donde fue prefecto de una congregación; enseguida al colegio del Espíritu Santo de Puebla, donde falleció el 22 de junio de 1756.