Vistas a la página totales

lunes, 16 de mayo de 2011

El Congreso ¿Omiso o cómplice del poder de fáctico de la UABCS?

Por José Luis Vázquez Ceja
¿Por qué? Porque después del agravio cometido por el ex diputado Ariel Castro Cárdenas de no presentarse al acto de entrega recepción sino hacerlo vía correo electrónico y las tropelías legislativas como repartirse 20.5 millones de pesos por el desfachatado concepto de “bono de retiro”, de la reforma a los artículos 51 y 84 de la Ley Orgánica Municipal y de las reformas y adiciones a los artículos 9, 10 y 12 de la Ley Orgánica de la UABCS, la actual Legislatura asumió el compromiso no sólo de investigar el presunto mal uso de tales recursos sino derogar los decretos de tales reformas y adiciones a las leyes antes citadas.
Cumplimiento del primer compromiso
El jueves 7 de abril del año en curso, la XIII Legislatura aprueba por unanimidad derogar las reformas de los artículos antes mencionados de la Ley Orgánica Municipal, que quitaba a los ciudadanos el derecho a elegir a sus delegados municipales a través del voto. Incluso, las declaraciones públicas de diputados como Luis Martín Pérez y Axxel Sotelo abrieron más las expectativas en cuanto a que igual procedimiento seguiría el decreto súper express del pasado 11 de febrero, con el cual no sólo se violó flagrantemente la autonomía de la UABCS sino los propios procedimientos legislativos y los correspondientes al Ejecutivo estatal.
Increíble, pero la XIII Legislatura lejos de cumplir con su compromiso público de rescatar y dignificar la autonomía de la UABCS derogando el decreto 1903, está dando tiempo a que el actual grupo fáctico asuma el control total de los órganos de gobierno de la UABCS, con la táctica de enviar el multicitado asunto universitario a la Comisión de Asuntos Educativos.
El decreto 1903 quizá esté mal dictaminado pero es ley
Esta es la opinión y la visión de la diputada Guadalupe Olay Davis, presidenta de la Comisión de Asuntos Educativos de la cámara de diputados, que diera a conocer a los medios de comunicación, el viernes 14 pasado. Es preocupante que después de dos meses de ejercicio legislativo, haya todavía dudas sobre los procedimientos seguidos tanto al interior del Congreso como en el aparato administrativo del Ejecutivo para poder calificar los atropellos cometidos por la anterior Legislatura durante la formulación, presentación, aprobación y publicación del decreto 1903, violador de la autonomía de la UABCS, pero que la diputada Olay Davis considera como ley.
Diputada Olay Davis, un brevísimo resumen del decreto súper express,
La intención es para Usted tenga más elementos para actuar y opinar en consecuencia. El pasado mes de febrero, sin el más mínimo respecto de la autonomía UABCS y al margen de la comunidad universitaria , la fracción mayoritaria del Congreso (PRD, PT y PANAL), altos funcionarios del gobierno y el pequeño grupo de universitarios encabezados por el veterinario y abogado Alejandro Palacios Espinosa, armaron el proyecto de decreto mediante el cual se reformaban y adicionaban los artículos 9, 10 y 12 de la Ley Orgánica de la UABCS para darle facultades al Consejo General Universitario para seleccionar, designar o nombrar rectores. Todo lo contrario a lo que la Asociación Nacional de Universidades e Institutos de Educación Superior (ANUIES) interpretó de la Ley Orgánica cuando fue consultada. Armado el proyecto de decreto, correspondió a los más ilustres ex diputados Elmuth Dubeth Castillo Sandoval, Natividad Osuna Aguilar y Silvestre de la Toba presentar la iniciativa a la consideración de H XII Legislatura.
El 11 de febrero de 2011, correspondió al más ilustre y comedido de los ex diputados, Silvestre de la Toba, presentar la iniciativa de reformas y adiciones a la Ley Orgánica de la UABCS al pleno del Congreso y, pese a las posiciones en contra de los ex diputados Armando Cota y Adolfo González, nada detuvo la segunda lectura de la mencionada iniciativa. A las 18: 30 horas del jueves 11 de febrero, los ex diputados de la fracción parlamentaria del PRD, el PT y el voto del ex diputado independiente Silvestre de la Toba, la iniciativa de reformas y adiciones a los Artículos 9, 10 y 12 de la Ley Orgánica de la UABCS fue aprobada.
Diputada Olay Davis, un caso para Ripley.
Increíble. Todo en unas cuantas horas. El mismo 11 de febrero a las 18:30 horas, aún cuando todavía no terminaba la sesión del Congreso donde se aprobó la multicitada iniciativa, el señor veterinario y abogado Alejandro Palacios Espinosa ya estaba convocando a los consejeros universitarios afines a una reunión extraordinaria del CGU, con un único punto: retirar del cargo al M en C Javier Gaytán Morán y nombrar otro rector, nombramiento que el propio Palacios Espinosa asume, y por tanto como presidente del CGU nombra nuevamente a Gaytán, como rector interino, por un nuevo periodo que va del 11 de febrero al 3 de junio de 2011. Sorprendidos. ¿No?. En todo este sainete parlamentario, el mismo día 11 de febrero dicho decreto fue firmado por el gobernador del Estado, Narciso Agúndez Montaño, y por el Secretario de Gobierno, Alfredo Porras Domínguez. Pero, las sorpresas todavía no terminan, el mismo día dicho decreto fue publicado en el Boletín Oficial del Gobierno del Estado.
Pero, cuales son las consecuencias del decreto que la diputada Olay Davis considera como ley?
Van algunos ejemplos. Independientemente de la división que está causando entre la Comunidad Universitaria, lo cual es lamentable, el actual grupo fáctico está utilizando el decreto (1903) no para velar por la academia, la investigación, la difusión de la cultura sino como arma o trampolín político, tal cual lo han hecho, excepto uno o dos, la mayoría de los ex rectores. ¿Quiénes son estos que se están apoderando de la UABCS? En primerísimo lugar está el trío siguiente: Adrián de la Rosa Escalante, como abogado general de la UABCS, con meta facultades que más adelante veremos, y el profesor Gustavo Cruz Chávez, ahora candidato único registrado al puesto de rector de la UABCS. Uno es el hermano del influyente secretario particular del Ejecutivo Estatal, el señor Arturo de la Rosa Escalante y, el otro, fue nada menos que el secretario privado cuando el ex diputado, ex presidente de la Gran Comisión del Congreso y ex candidato a alcalde de Los Cabos, fuera acusado de malversación de fondos del Congreso en al año de 2009. En esta relación de poder, por obvias razones, imposible excluir a la esposa del actual candidato a rector profesor Gustavo Cruz Chávez, la señora Judith Juárez, quien es además de líder del Spauabcs e integrante del Consejo General Universitario.
Otro órgano de vital importancia para la Universidad es Junta Consultiva (JC) y tras lanzar la convocatoria para su integración, excepto dos prestigiados académicos, la JC quedó integrada por seis profesores de asignatura. Esto es, dependen de los jefes de departamento para sus contratos, como profesores, semestre tras semestre. De estos seis, cuatro de ellos están adscritos al departamento de Sistemas Computacionales, cuyo jefe es el ingeniero Andrés Sandoval, cuñado del benemérito M en C Jorge Vale, quien fue señalado por la Auditoría Superior de la Federación por anomalías en el proyecto de Sistematización de la Información. Excepto los dos profesores mencionados, el perfil académico, investigaciones, publicaciones u otras actividades curriculares de los demás integrante no se ven por ningún lado. Sólo muestran su dependencia, subordinación, control y manipulación en función de los intereses del grupo que actualmente se ha apoderado de los órganos de gobierno de la UABCS.
Otro atropello del las reformas de la Ley Orgánica es que los parientes se están apoderando de los puestos y órganos de la UABCS. Ello, pese a lo explicito de la Ley Federal de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos y las correlativas a los centros de investigación y entes universitarios, particularmente sobre aquellos de los que pueda resultar algún beneficio directo, su cónyuge o pariente consanguíneo o por afinidad hasta el cuarto grado, o parientes civiles, entre otros, que deberán abstenerse, estos en la UABCS. Veamos algunos de estos atropellos al más alto espíritu y dignidad universitaria, como institución pública. El actual y único candidato al puesto de rector el Licenciado Gustavo Cruz Chávez , como ya lo anotamos, es esposo de la profesora Judith Juárez Mancilla, secretaria general del Spauabcs e integrante del Consejo General Universitario (CGU); Jesús Andrés Sandoval Bringas, jefe del departamento de Computo, su señora esposa Mónica Carreño, también profesora de computo, sin dejar de mencionar que ambos son miembros de la Comisión Electora del ilegal CGU, organismo donde se califican las elecciones para rector. Otro dato que ilustra este tipo de relaciones fuera de toda norma es que de los 19 miembros del CGU, antes de la ilegal elección del pasado 8 de marzo de 2011, el 31% tenían ligas familiares. En suma, el cinismo y la desvergüenza, a raíz de la ilegal reforma de la Ley Orgánica, las tribus familiares y el obscurantismo se están apoderando de la UABCS.
Las malas leyes o decretos siempre traen consecuencias nefastas.
Estoy seguro diputada Olay Davis que Usted está enterada de las aberración que se han cometido en la historia de la humanidad, cuando se aplican malas leyes o que no cumplen con las características mínimas de abstracción e imparcialidad, de interés comunal o socialmente aceptadas. Ejemplos de estas las tenemos de sobra: baste mencionar las decretadas por la Santa Inquisición en México, que por más de siglo y medio ningún mexicano podía leer libros que no fueran sobre temas religiosos; o las decretas por el Fûhrer del III Reich o las de Pinochet en Chile y tantas otras que la historia tiene registradas.
En nuestra Universidad sólo mencionaré dos o tres casos que rompen con el espíritu del tercero constitucional, en cuanto a la autonomía de las universidades, el respecto a la libertad de cátedra e investigación y el libre examen y discusión de las idea. Después de la presencia del doctor Carlos Villavicencio para tomar las instalaciones de la UABCS en su calidad de rector, la represión fue inmediata. Un total de ocho universitarios fueron despedidos: doctor Carlos Villaseñor (rector), doctoras Ana Isabel Beltrán Lugo y Lorella Castorena Davis (Consejera consultiva); Alma de la Torre Moyrón (laboratorista); Margarita Domínguez (encargada del conmutador); doctores Carlos Cáceres Martínez (Consejero consultivo) u César Ruíz Verdugo; Ing. José Manuel Green Olachea. Las causas o motivos, ninguna explicación, simple y llanamente que pasaran a las oficinas de Conciliación y Arbitraje a recoger sus liquidaciones. El fascismo en la UABCS. Sólo eso faltaba. Otro ejemplo que pone los pelos de punta, es ordenar el cierre de la UABCS sin justificación ni sustento jurídico alguno o que en desplegados en la prensa el Spauabcs trate a los académicos de más prestigio y edad como un grupo de jubilados encabezados por el doctor Carlos Villavicencio.
Conclusión
Restituir la legalidad de la UABCS derogando el decreto 1903 violador de su autonomía fue una oportunidad que la actual Legislatura dejó pasar. Era también dignificar el trabajo legislativo tan deteriorado que dejó la pasada legislatura. Falto señores diputados voluntad política o dejar a un lado los intereses de unos cuantos para regresar a los universitarios y a la sociedad sudcaliforniana la confianza y la credibilidad en sus instituciones y sus representantes.