Vistas a la página totales

sábado, 9 de abril de 2011

SEMARNAT y ambientalistas se suben al ring


Costas de Los Cabos donde se pretende construir el proyecto Cabo Cortés    
 Nota de : Raymundo León Verde
 
La Paz, BCS, 8 de abril.- La Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) rechazó los señalamientos de Greenpeace, el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA) y otras organizaciones ecologistas de autorizar proyectos mineros y turísticos que no son viables porque comprometen la disponibilidad de agua y otros recursos naturales del estado.
Tras los señalamientos de 16 organizaciones ambientalistas, locales y nacionales, contra la SEMARNAT por aprobar las manifestaciones de impacto ambiental del proyecto turístico Cabo Cortés y el minero Paredones Amarillos, hoy llamado Concordia, el delegado de la dependencia en Baja California Sur, Marco Antonio González Vizcarra, afirmó que los representantes de esas agrupaciones están desinformados y desinforman a la sociedad.
Explicó que el proyecto turístico Cabo Cortés que pretende la construcción de una marina y 30 mil cuartos de hotel a un lado del parque marino de Cabo Pulmo, en el municipio de Los Cabos, cuenta con una autorización de impacto ambiental, pero condicionada a que no destruya el arrecife de coral de la zona, catalogado como el más importante del Pacífico mexicano.
Dijo que en el caso de Paredones Amarillos, que cuenta con una concesión para la extracción de oro a cielo abierto en la reserva de la biosfera Sierra de La Laguna, su manifestación está vigente, pero no puede operar porque su solicitud de cambio de uso de suelo fue rechazada al no acreditar la propiedad de los terrenos.
Señaló que el proyecto turístico Paraíso del Mar, ubicado en la península de El Mogote, frente a la ciudad de La Paz, tampoco puede seguir adelante porque su manifestación de impacto ambiental, aprobada en un principio, fue cancelada por un tribunal administrativo.
Dijo que no ha recibido la notificación sobre la cancelación del proyecto, pero ya vio el documento de manera extraoficial, por lo que toca la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) llevar a cabo las diligencias correspondientes para detenerlo.
Greenpeace respondió, por medio de un comunicado de prensa, que incapaz de aceptar las críticas por los proyectos depredadores que ha aprobado, la SEMARNAT emplea recursos públicos y su energía en descalificar y atacar a organizaciones civiles.
Señaló que el pasado jueves, en la conferencia de prensa ofrecida por los ambientalistas que exigen la revocación de las manifestaciones de impacto ambiental de Cabo Cortés y Paredones Amarillos, el delegado de la SEMARNAT estuvo presente, pero se retiró sólo para que la oficina de prensa de la dependencia en la ciudad de México alegara que no lo dejaron ni entrar al evento y acusar a los organizadores de intolerancia y opacidad.
Puntualizó que la SEMARNAT asegura que Greenpeace y CEMDA están desinformadas y desinforman a la sociedad, lo que significa que para la dependencia sólo hay un punto de vista, el suyo.
Señaló que la SEMARNAT lleva mes y medio, desde que Greenpeace criticó la aprobación de la MIA condicionada del proyecto Cabo Cortés, de la firma española Hansa Urbana, con descalificaciones y amenazas hacia esta agrupación,  pero advirtió que nada impedirá que sigan con sus denuncias y propuestas para proteger los recursos naturales del país.