Vistas a la página totales

lunes, 18 de abril de 2011

Miguel Alemán Magnani se sale con la suya en Balandra

Por: Raymundo León Verde
La Paz, BCS.- Por mandato de un juez federal, el ayuntamiento de La Paz dejó sin efecto la aplicación de la Ley del Equilibrio Ecológico y Protección al Medio Ambiente de Baja California Sur y la declaratoria de área natural protegida municipal en 60 de hectáreas de Balandra, uno de los principales balnearios de esta capital.
La presidenta municipal de La Paz, Rosa Delia Cota Montaño, dijo que al cabildo no le quedó otra opción más que acatar la orden del juez derivada de un amparo promovido por el dueño del predio, la fraccionadora Balandro, del empresario Miguel Alemán Magnani, hijo de ex presidente Miguel Alemán.
La alcaldesa aclaró que no se trata de la revocación del decreto aprobado en marzo del 2008 a través del cual se declaró área natural protegida municipal un espacio de mil 193 hectáreas de la zona de Balandra, ubicada 27 kilómetros al norte de la ciudad de La Paz, sino de la no aplicación del mismo en la superficie de la fraccionadora Balandro.
A unos días de entregar la administración municipal, Cota Montaño dijo que la defensa legal del decreto en el predio citado corresponderá a las nuevas autoridades, pero indicó que más que una protección municipal Balandra requiere una declaratoria de orden federal que permita contar con recursos para su conservación.
Balandra, es una ensenada localizada dentro de la bahía de La Paz con más de 20 hectáreas de mangle, una laguna de 30 hectáreas y playas arenosas.
Entre sus formaciones rocosas se distingue una piedra que por efecto de la erosión tiene la figura de un hongo, la cual por mucho tiempo fue el ícono de la ciudad de La Paz hasta que fue derrumbado por turistas y vuelto a levantar por el gobierno municipal.
En 2004 Balandra fue decretada como área natural protegida municipal por el XI ayuntamiento de La Paz, pero un año después fue revocada la declaratoria por un juicio promovido por propio Miguel Alemán Magnani, uno de los copropietarios de la zona con interés en desarrollar un megaproyecto turístico.
En marzo de 2008 el XII ayuntamiento de La Paz emitió un nuevo decreto de protección para Balandra, el cual estipula que no podrán construirse desarrollos turísticos o inmobiliarios en la zona núcleo ni en la de amortiguamiento, pues cualquier edificación afectaría el paisaje y modificaría las corrientes de agua que nutren el manglar.
El decreto delimita una zona núcleo de 300 hectáreas, donde sólo pueden realizarse labores de investigación, conservación y educación ambiental, y un área de amortiguamiento de 893 hectáreas en las que sólo se permiten actividades productivas de bajo impacto como apicultura y ecoturismo