Vistas a la página totales

martes, 19 de abril de 2011

La oración que causó polémica en Argentina



      Esta oración fue pronunciada durante la apertura del 19 período ordinario de sesiones del año 2011 y alguien a quién amo entrañablemente me la hizo llegar, la transcribí íntegramente respetando a su autor, pero quise compartirla con ustedes precisamente en estos días Santos y que espero sirva de reflexión. 
Salvador Castro Iglesias

                Cuando se le pidió al religioso padre Luis Farinello que realizara la oración de apertura en el senado de la Nación, todo el mundo esperaba una oración ordinaria, pero esto es lo que ellos escucharon :

                “Señor, venimos delante de ti  este día, para pedirte perdón y para pedir tu dirección.
                Sabemos que tu Palabra dice: Maldición a aquellos que llaman “Bien” lo que está “Mal” y es exactamente lo que hemos hecho.
                Hemos perdido el equilibrio espiritual y hemos cambiado nuestros valores.
                Hemos explotado al pobre y hemos llamado a eso “Distribución de la riqueza”.
                Hemos recompensado la pereza y la hemos llamado “Planes Sociales”
                Hemos matado a nuestros hijos que aún no han nacido y lo hemos llamado “La libre elección”.
                Hemos dejado que maten y roben y lo hemos llamado “Derechos Humanos”.
                Hemos sido negligentes al disciplinar a nuestros hijos y lo hemos llamado “Desarrollar su autoestima”.
                Hemos sido corruptos y abusado del poder y hemos llamado a eso “Política”.
                Hemos codiciado los bienes de nuestro vecino y a eso le hemos llamado “Tener ambición”.
                Hemos contaminado las ondas de radio y televisión con mucha grosería y pornografía y lo hemos llamado “Libertad de expresión”.
                Hemos ridiculizado los valores establecidos desde hace mucho tiempo por nuestros ancestros y a esto lo hemos llamado “Obsoleto”.
                ¡Oh Dios, mira en lo profundo de nuestros corazones, purifícanos y líbranos de nuestro pecados.
                Amén.