Vistas a la página totales

jueves, 7 de abril de 2011

Ambientalistas piden cancelación de Cabo Cortés y Concordia

Por. Raymundo León Verde:

La Paz, BCS, 7 de abril.- Organizaciones ambientalistas exigieron hoy a la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) la revocación de la manifestación de impacto ambiental del proyecto turístico Cabo Cortés que planea la construcción de 30 mil habitaciones en el municipio de Los Cabos, así como la prohibición en el estado de la minería tóxica para la extracción de oro porque comprometen la escasa disponibilidad de agua que existe en Baja California Sur.

Las organizaciones Sociedad de Historia Natural Niparajá, Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA), Amigos para la Conservación de Cabo Pulmo (ACCP), Agua Vale más que Oro, Wild Coast, Guardianes del Agua, Asociación de Investigación y Conservación de Mamíferos Marinos y su Hábitat (AICMMARH), Grupo Tortuguero  de las Californias, CONCIENCIA, Tiburón Ballena México, Los Cabos COASTKEEPER, 7 filos producciones, Defensa Ambiental del Noroeste (DAN), Cabo Pulmo Vivo, Sociedad Organizada por Sudcalifornia (SOS) y Greenpeace México, señalaron que el 35 por ciento de los acuíferos de la entidad están sobre explotados por lo que demandaron a la SEMARNAT no entregar el vital líquido a este tipo de desarrollos.
En conferencia de prensa encabezada por los representantes de Greenpeace México, Alejandro Olivera, y del CEMDA Agustín Bravo Gaxiola, los ecologistas señalaron que el proyecto turístico Cabo Cortés, de la firma española Hansa Urbana, consiguió la concesión de tres pozos para extraer 4.5 millones de metros cúbicos de agua al año; mientras que Concordia, un proyecto minero para la extracción de oro a cielo abierto, ubicado en la reserva de la biosfera Sierra de la Laguna, municipio de La Paz, pretende el uso de 14 millones 400 mil metros cúbicos.
Alejandro Olivera señaló que es preocupante que la SEMARNAT esté más preocupada por las inversiones privadas que por el cuidado de los recursos naturales del país, en tanto Bravo Gaxiola señaló que el aprovechamiento de agua del subsuelo debe considerar la equidad transgeneracional, lo que significa no acabarse ahora el agua de las siguientes generaciones.
Tras mencionar que existen tres recursos de revisión ante la SEMARNAT contra Concordia, el representante de CEMDA afirmó que esta dependencia “está jugando a nadar de muertito”, por lo que el proyecto tendrá que ser cancelado por los tribunales.
La SEMARNAT, dijo, “sufre de esquizofrenia patológica” porque se le olvida que su mandato es la conservación de los recursos naturales que potencien el desarrollo económico y no el de gestor de medio pelo de proyectos que están en proceso de desaparecer por su escasa viabilidad.
Alejandro Olivera advirtió que la desalación de agua de mar para la operación de los desarrollos turísticos y mineros tampoco es la panacea, pues al hacer uso de energía contribuyen a la producción de gases invernadero y contaminan el mar con salmuera.
“Lo que debe hacer la autoridad es no permitir el desarrollo de proyectos turísticos y mineros donde no es viable, punto”, indicó.
Las organizaciones ecologistas hicieron un llamado al gobernador Marcos Covarrubias para que se pronuncie a favor de la conservación de los recursos naturales de Baja California Sur y ponga atención a los proyectos Cabo Cortés y Concordia,  porque comprometen la poca disponibilidad de agua que tiene el estado.
Semarnat se defiende
Por su lado, el delegado de la SEMARNAT en Baja California Sur, Marco Antonio González Vizcarra, manifestó que grupos de la sociedad civil organizada, como Greenpeace y Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), están desinformados y desinforman a la opinión pública, al dar a conocer y manejar datos de manera parcial y poco clara sobre la situación que guardan los proyectos de desarrollo Cabo Cortés y Minera Paredones Amarillos (Concordia), que autorizó la dependencia en materia de impacto ambiental de forma condicionada.
A las afueras donde se llevó a cabo la conferencia de prensa de las organizaciones ambientalistas, el funcionario dijo que el  argumento de que la SEMARNAT atenta contra el futuro hídrico de Baja California Sur carece de veracidad debido a que la dependencia solo autoriza la viabilidad de cualquier proyecto de desarrollo, pero está condicionado a que el promovente cumpla con otras leyes y trámites.
“Cualquier proyecto para ser admitido y evaluarse, debe contar con la autorización y aval del gobierno del Estado y los ayuntamientos”, manifestó.
Señaló que con la actual administración del gobierno del estado, se tiene una estrecha coordinación para dar seguimiento a los proyectos con viabilidad ambiental y salvaguar la sustentabilidad del ambiente, los ecosistemas y de la comunidad de Baja California Sur.
Lo anterior se sustenta, en el compromiso abordado por el gobernador para desarrollar un turismo responsable, con estricto apego y respeto a la normatividad ambiental y ecológica.
Puntualizó que un ejemplo es el acuerdo para la consolidación del Plan Hídrico Estatal, que representa un aprovechamiento y manejo adecuado del recurso agua, el cual será abordando de manera coordinada por los tres niveles de gobierno